Publicado 02/12/2020 04:46CET

México.- López Obrador asegura contar con el apoyo del 71% de los mexicanos en sus dos primeros años de Gobierno

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. - -/El Universal via ZUMA Wire/dpa

Destaca que pese al sistema de salud "minado por la corrupción" recibido, se ha dado atención médica y salvado "miles de vida"

Reconoce el aumento de homicidios, feminicidios, y extorsiones, pero insiste en que "no hay impunidad para nadie"

Afirma que la lucha contra la corrupción y gobernar con austeridad ha permitido un ahorro de 1.300 millones de pesos (53,6 millones de euros)

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha hecho balance este martes de sus dos primeros años al frente del país y ha destacado que pese a que no ha sido un periodo "perfecto", su Gobierno cuenta con una aprobación de la población del 71 por ciento.

"No todo es perfecto, ni aspiramos al pensamiento único. Somos conscientes de que existe oposición a nuestro Gobierno y esto es legítimo y normal en una auténtica democracia, máxime cuando se está llevando a cabo una transformación profunda impulsada por nuevas ideas que buscan acabar con los privilegios de las minorías conservadoras", ha dicho durante un acto celebrado en el Palacio Nacional.

"Sin embargo, la mayoría de los mexicanos están respaldando a nuestro Gobierno", ha afirmado López Obrador, quien ha asegurado que dispone de "otros datos" que demuestran como "el 71 por ciento de los mexicanos" aprueban su gestión.

"ESTRATEGIAS NO CONVENCIONALES" CONTRA LA COVID-19

"En vez de quedarnos con los brazos cruzados, decidimos enfrentar tanto la crisis sanitaria como económica con entrega, eficacia y con estrategias no convencionales que nos han permitido ir poco a poco saliendo de la adversidad por el bien del pueblo y de nuestra nación", ha subrayado.

López Obrador ha destacado también que pese a haber heredado su Gobierno un sistema de salud "en ruinas" y "minado por la corrupción", se ha "procurado que a ningún enfermo le falte atención médica y hospitalaria" y se han "salvado miles de vidas".

El presidente mexicano ha recordado que durante la crisis de la pandemia, se han construido 130 hospitales, adaptado otros 970 para poder acoger a enfermos de coronavirus, así como la contratación de 71.000 trabajadores para el sector, destacando cómo "el pueblo, los médicos, y las enfermeras, han puesto en riesgo sus vidas".

Asimismo, ha puesto de relieve los acuerdos alcanzados con el sector privado para poder atender no sólo a enfermos de coronavirus, sino también de otras dolencias, así como las "relaciones con farmacéuticas y gobiernos internacionales para obtener y aplicar lo más pronto posible la vacuna".

En materia de seguridad, López Obrador ha reconocido un aumento del 3,8 por ciento en los homicidios, así como del 8,9 por ciento en los feminicidios, y del 21 por ciento en las extorsiones.

No obstante, ha resaltado que se tratan de excepciones en comparación con el resto de delitos, que sí han experimentado en algunos casos "una disminución considerable", como el secuestro --29 por ciento menos--, el robo a transeúntes --30 por ciento--, o los hurtos en transporte público --42 por ciento--.

"Todavía falta mucho para pacificar al país", ha admitido, pero de igual forma, ha destacado, "se revirtió la tendencia al alza en la mayoría de delitos", según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), que ha utilizado durante su intervención desde el Palacio Nacional.

"La autoridad no se asocia con la delincuencia, no hay impunidad para nadie", ha dicho López Obrador, quien también ha aplaudido la labor de las fuerzas del orden mexicanas, las cuales, ha afirmado, "no cometen masacres", pues el Gobierno se "mueve por una convicción de justicia, no de exterminio".

"AUSTERIDAD REPUBLICANA"

El presidente López Obrador ha asegurado durante su comparecencia que se ha logrado ahorrar en estos dos años 1.300 millones de pesos (53,6 millones de euros) en compras y contratos, evitando el robo de combustible, la defraudación fiscal, así como "otras malas prácticas que proliferaban en la Hacienda Pública durante el antiguo régimen".

Ha explicado que gracias a "esta fórmula de combatir la corrupción y gobernar sin lujos", se ha podido financiar programas sociales en beneficio de los sectores más desfavorecidos del país.

En ese sentido, ha señalado que estas "políticas de austeridad republicana" y la lucha contra la corrupción han facilitado el cumplimiento de sus compromisos "de no endeudar al país, no aumentar impuestos, ni subir los precios de los combustibles".