Actualizado 31/08/2012 21:22:09 CET

México.- López Obrador llama a la "desobediencia civil" y advierte de que no reconocerá el triunfo de Peña Nieto

MÉXICO DF, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

El líder de la izquierda mexicana Andrés Manuel López Obrador ha llamado este viernes a los ciudadanos a la "desobediencia civil" tras advertir de que no reconocerá a Enrique Peña Nieto como ganador de los comicios presidenciales celebrados el pasado 1 de julio en los que asegura que hubo fraude por parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

López Obrador responde de esta manera al fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que rechaza el proyecto definitivo sobre el juicio de inconformidad presentado por el Movimiento Progresista para invalidar los comicios.

"Es cierto que debemos respetar a las instituciones, pero en buena medida el problema de México radica en que las instituciones están secuestradas por la delincuencia de cuello blanco", ha expresado el excandidato a la presidencia por el Movimiento Progresista.

"Estado que no procura la justicia y la democracia no es más que un instrumento de poder al servicio de un grupo de intereses creados", ha denunciado en una rueda de prensa.

Peña Nieto, abanderado por el opositor PRI, resultó vencedor en las elecciones con el 38,21 por ciento, sumando más de 19,2 millones de votos, mientras que López Obrador obtuvo el 31,59 por ciento, unos 15,8 millones de sufragios.

El Movimiento Progresista ha pedido anular los comicios alegando que el PRI compró más de tres millones de votos entregando a cambio tarjetas de comida y otros beneficios.

López Obrador ha insistido en que "las elecciones no fueron ni limpias, ni libres, ni auténticas" y, por tanto, no piensa reconocer "un poder ilegítimo surgido de la compra del voto y de otras violaciones graves a la Constitución y a las leyes".

Aunque no ha precisado qué acciones emprenderá a partir del fallo judicial, de momento ha convocado a sus simpatizantes a un acto que se celebrará el próximo 9 de septiembre en el zócalo de Ciudad de México. "La desobediencia civil es un honroso deber cuando se aplica contra los ladrones de la esperanza y de la felicidad del pueblo", ha enfatizado.

Tras perder los comicios del año 2006 por una mínima diferencia ante el actual presidente mexicano, Felipe Calderón, el líder de izquierdas encabezó varias movilizaciones masivas y hasta se autoproclamó jefe de Estado, lo cual afectó notablemente su imagen dentro y fuera de su país.