Publicado 20/08/2020 05:05CET

México.- Lozoya afirma ante la Fiscalía mexicana que Peña Nieto pidió un soborno de seis millones de dólares a Odebrecht

El expresidente de México, Enrique Peña Nieto
El expresidente de México, Enrique Peña Nieto - PRESIDENCIA MÉXICO - Archivo

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

El que fuera director de la petrolera estatal PEMEX, Emilio Lozoya, ha afirmado que el expresidente de México Enrique Peña Nieto (2012-2018) pidió a la constructora brasileña Odebrecht un pago de seis millones de dólares (cinco millones de euros) para su campaña electoral de 2012, según se desprende de la investigación que está llevando a cabo la Fiscalía por un supuesto delito de financiación ilegal a cambio de favores políticos.

"Conforme a lo antes señalado, yo le pedí a Luis Weyll (antiguo director de Odebrecht en México) que apoyara la campaña y precampaña de Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República; y que para tales efectos Odebrecht aportara seis millones de dólares", señala la denuncia de Lozoya ante la Fiscalía, a la que ha tenido acceso el periódico mexicano 'El Financiero'.

Lozoya, que está siendo investigado en dos casos de corrupción --uno vinculado a Odebrecht y otro a la empresa de fertilizantes mexicana Agronitrogenados--, denunció hace una semana a Peña Nieto y al que era por entonces su ministro de Hacienda, Luis Videgaray, de haber aceptado sobornos valorados en más de 10 millones de dólares (8,5 millones de euros) para la financiación de su campaña y para la compra de voluntades políticas.

"Así mismo, le dije a Luis Weyll que esa petición venía directamente del entonces candidato Enrique Peña Nieto y que Odebrecht se vería beneficiado cuando ganara", ha ahondado Lozoya su denuncia, en la que también se ha hecho referencia a Videgaray como "el contacto para recibir este apoyo económico" al tratarse de la "persona de mayor confianza" del expresidente.

FELIPE CALDERÓN, OTRO DE LOS SEÑALADOS.

Peña Nieto no ha sido el único expresidente que ha sido señalado por Lozoya, también lo ha sido Felipe Calderón (2006-2012), puesto que bajo su mandato "se gestaron sólidos esquemas de corrupción" con Odebrecht como protagonista, a través de una petroquímica también brasileña llamada Braskem.

En el escrito, el antiguo encargado de PEMEX asegura que era tal la relación entre Calderón y Braskem, "que no sólo le entregó un contrato de más de 20 años para la venta de etanol con un descuento inexplicable", sino que además decidió darle relevancia internacional invitando al que era por entonces el presidente de Brasil, Lula da Silva, a la firma de este "acto ilícito y dañino para el patrimonio de la nación".

Lozoya también ha señalado que una serie de senadores del Partido Acción Nacional (PAN) le "extorsionaron constantemente" para que salieran adelante las reformas estructurales en favor Odebrecht y otras empresas extranjeras, "exigiendo en un primer momento hasta 50 millones de dólares (42 millones de euros)" a cambio de sus votos.

"Estas extorsiones se verificaron constantemente en mi oficina (...), pues a solicitud de Luis Videgaray, de quien yo recibía instrucciones, recibí en diversas ocasiones a los legisladores de la oposición cuyas exigencias ascendían, en un primer momento, hasta 50 millones de dólares para dar su voto a favor de la reforma energética", expone Lozoya en una de las partes de la denuncia que ha sido publicada también por el diario mexicano 'Milenio'.

De acuerdo con el escrito presentado a la Fiscalía, estas personas serían Francisco Javier García Cabeza de Vaca, actual gobernador de Tamaulipas; Francisco Domínguez Servién, al cargo a día de hoy del estado de Querétaro; Salvador Vega Casillas; y Jorge Luis Lavalle Maury.

Según denuncia Lozoya esta personas, cuya actitud ha calificado de "muy agresiva" durante estos encuentros, exigían también contratos de PEMEX para sus propios contratistas, "inclusive amenazando con boicotear la reforma energética si no recibían sus sobornos".

"LOZOYA ES UN INSTRUMENTO DE VENGANZA DE LÓPEZ OBRADOR"

Por su parte, Calderón ha salido al paso de estas acusaciones, asegurando que Lozoya es tan solo "un instrumento de venganza" del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y que está siendo objeto de una "persecución política".

Calderón ha escrito en su cuenta de Twitter que el manejo ilegal y mediático" de este caso confirma que Lozoya, "con el chantaje de tener presa a su mamá, es utilizado por López Obrador como un instrumento de venganza".

"No le interesa la justicia, sino el linchamiento, haciendo en mi caso acusaciones ridículas", ha afirmado en relación al presidente de México.

Hace poco más de una semana, López Obrador ya mantuvo un enfrentamiento con Calderón a cuenta del juicio que se está llevando a cabo contra el que era su secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, quien ha sido acusado de un delito de blanqueo de dinero y de recibir sobornos por parte del Cártel de Sinaloa.

"Yo sinceramente en ese entonces pensaba que no era correcto clasificar de esa manera al Estado mexicano, pero luego con todo esto que está saliendo a relucir, pues sí se puede hablar de un narcoestado, porque estaba tomado el Gobierno", expresó Calderón.

Unas palabras que no gustaron a Calderón, quien le acusó de desviar la atención pública de otros temas a los que tiene que hacer frente el Gobierno, como la crisis económica o la lucha contra la delincuencia, al mismo tiempo que le recordaba que no ha sido él "quien anda saludando a la mamá de 'El Chapo' Guzmán", en relación a aquel polémico gesto que el presidente tuvo con la madre del famoso narcotraficante.