Actualizado 24/06/2006 04:08 CET

México.- Los observadores electorales denuncian presiones por parte de cargos públicos y religiosos de cara a elecciones

MÉXICO, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los observadores electorales mexicanos, apoyados por Naciones Unidas, denunciaron este viernes las supuestas presiones que potenciales votantes están recibiendo por parte de cargos públicos y religiosos de cara a las elecciones generales del próximo día 2 de julio.

Representantes de los más de 12.000 observadores que trabajan dentro del programa del Fondo de la ONU para el Desarrollo (PNUD), señalaron que funcionarios públicos están presionando al pueblo "para que voten por determinados candidatos".

"Vemos que en muchas regiones se utilizan los programas sociales de los gobiernos para tratar de influir sobre los potenciales votantes y se ofrece dinero y electrodomésticos a cambio de asegurar el apoyo a los candidatos", comentó un representante del organismo de observación Alianza Cívica.

Los observadores dejaron patente también su temor a que la crisis social desatada en Oaxaca y "otros estados del sur del país" pueda llegar a desembocar en actos vandálicos en la celebración de los comicios presidenciales y legislativos.

El colectivo de observación electoral, que está llevando a cabo labores de vigilancia a la población civil desde el pasado mes de febrero, aseguró haber percibido que la gente está "harta" de los políticos y de la "guerra sucia" que ha marcado la campaña.

"En ciudades y regiones campesinas e indígenas se nota un cansancio de la gente con la política y las normas electorales vigentes, lo que podría derivar en una alta abstención", según señaló una dirigente de la Academia Mexicana para el Derecho, la Educación y la Cultura (AMDEC), Lourdes Morales, quien señaló que los ciudadanos desearían una campaña más corta.