México podría dividirse en 265 regiones para frenar la violencia

Policía mexicana
REUTERS / DANIEL BECERRIL - Archivo
Publicado 19/10/2018 11:19:52CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 19 Oct. (Notimérica) -

   EL presidente electo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha anunciado que dividirá el país en 265 cuadrantes e incluirá en ellos la presencia del Ejército, la Marina y la Policía Federal para frenar la ola de homicidios más grave de su historia.

   La medida forma parte del plan para lograr la paz en el país. El objetivo es ejercer mayor control gubernamental sobre la compleja seguridad de un país federal, donde gran parte de la responsabilidad en esta materia depende del Gobierno de cada Estado. Una propuesta destinada, también, a combatir la ineficiencia y corrupción de las autoridades locales.

   Se marcarán las zonas según su incidencia delictiva en tres tipos: baja criminalidad, media y alta. A cada tipo de criminalidad le corresponderá una cantidad de recursos proporcional a sus necesidades. De esta manera en las demarcaciones con poca incidencia delictiva habrá aproximadamente 300 agentes (entre militares y policías), para las zonas de peligrosidad media la cantidad ascenderá a 450 y para las más peligrosas se elevará hasta los 600 efectivos.

   Lo que no se sabe aún son los criterios que se seguirán para dividir las 265 demarcaciones supraestatales y cómo se organizarán, por lo que está previsto que a finales de este mes se dé a conocer el plan completo. Para asegurar el despliegue, la semana pasada López Obrador anunció que, cuando tome posesión en diciembre, convocará 50.000 plazas para nuevos integrantes de las fuerzas armadas y la Policía Federal.

   La estrategia que pretende llevar a cabo recuerda a la que puso en práctica cuando era jefe de Gobierno de la capital mexicana entre 2000 y 2005, cuando dividió la Ciudad de México en cuadrantes para controlar la seguridad. La capital se ha convertido en la localidad con más policías por habitante de todo el país (más de cuatro uniformados por cada 1.000 habitantes).

   La medida se implantará en un momento en el que el país vive con los índices más altos de violencia de la historia. Según el Instituto Nacional de Estadística mexicano, en 2017 murieron asesinadas 85 personas al día, 31.174 en total. Una cantidad que supone un incremento del 27% con respecto a 2016.