México.- El secretario de Gobernación pide a los manifestantes que dejen de protestar y "liberen" a la ciudad de Oaxaca

Actualizado 30/09/2006 12:28:30 CET

OAXACA (MÉXICO), 30 Sep. (EP/AP) -

El secretario de Gobernación Carlos Abascal exigió el viernes a los manifestantes que no secuestren la ciudad sureña de Oaxaca, ante la creciente presión a la que se enfrenta el gobierno federal para que solucione una crisis que ha ahuyentado a los turistas.

"Es urgente que la APPO (Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca) y la sección 22 (del sindicato de maestros) dejen de tener secuestrada a los la niños del estado de Oaxaca y a los habitantes del estado", afirmó el secretario.

Por su parte, el gobernador Ulises Ruiz negó haberle pedido a Abascal enviar a la policía federal preventiva, una unidad paramilitar compuesta por soldados activos, a detener a los manifestantes.

En su declaración del viernes, el secretario no mencionó el uso de policías federales sino más bien que funcionarios públicos y líderes de los manifestantes hicieran un pacto para resolver la disputa. Dicho pacto, dijo, debería incluir un acuerdo para mantener referéndums sobre los líderes, señal de que podría apoyar un plebiscito sobre el dictamen de Ruiz, gobernador del estado por el Partido Revolucionario Institucional.

Dos personas han muerto en enfrentamientos entre Policía y pandillas armadas y tanto la embajada de Estados Unidos como la de Gran Bretaña han advertido a sus ciudadanos sobre los riesgos de viajar a Oaxaca.

El turismo se ha desmoronado en la pintoresca ciudad, famosa por su arquitectura colonial y sus ruinas prehispánicas cercanas. Las pérdidas se estiman en más de 300 millones de dólares.

Sin embargo, el viernes la mayoría de los negocios abrieron de manera normal. Javier Chavarría, director de la Cámara de Restaurantes de Oaxaca, dijo que los manifestantes intentaban asustar a los dueños de negocios amenazándolos por teléfono.

"Nos dijeron que iban a destrozar nuestros negocios y a quemarlos", dijo Chavarría.

Aunque el Partido de la Revolución Democrática (PRD) no se ha involucrado en las protestas, el viernes, su secretario general Guadalupe Acosta opinó sobre la crisis, aconsejando no enviar a la policía federal.

"Seria muy irresponable usar la fuerza pública, porque en Oaxaca existen tantas condiciones sociales que pudiera resultar en un enfrentamiento... muy grave. Oaxaca tiene una enorme fuerza social".