México.- Termina el último debate entre los candidatos a las elecciones presidenciales en México

Actualizado 07/06/2006 8:46:50 CET

MEXICO (AP)

El debate entre los principales candidatos a la presidencia en las próximas elecciones del próximo 2 de julio ha concluido tras un día marcado por el ascenso de la tensión en el país, tras el ataque contra la familia del empresario Carlos Ahumada y con un empate entre Felipe Calderón y Andrés López Obrador.

Apenas iniciado el debate, los dos principales contendientes comenzaron a intercambiar críticas que subieron de tono conformó el tiempo avanzó.

Calderón, del Partido Acción Nacional (PAN), calificó en reiteradas ocasiones de mentiroso a López Obrador por querer involucrarlo en un polémico rescate bancario que siguió a la crisis económica mexicana de 1994-1995.

Obrador, del Partido de la Revolución Democrática (PRD) arremetió contra Calderón al asegurar que uno de sus cuñados obtuvo contratos discrecionales cuando se desempeñó como secretario de Energía con el presidente Vicente Fox durante la primera mitad de su mandato y adelantó una investigación contra su cuñado, del que aseguró que ganó miles de dólares y no pagó impuestos.

"Categóricamente niego lo que usted dice", respondió un Calderón molesto."No va a ganar con mentiras señor López Obrador", añadió.

López Obrador llamó a los ciudadanos a elegir un proyecto de nación que implicará un cambio en el actual modelo económico que "no ha funcionado" y terminará con los privilegios de los "influyentes" que no pagan impuestos.

Anunció que convocará a los representantes de las iglesias, los empresarios y la sociedad civil a realizar "un nuevo pacto social" para sacar adelante a México.

"Te invito a hacer historia. México y su pueblo merecen un mejor destino", señaló López Obrador, que aseguró que sus adversarios plantean "más de lo mismo".

Calderón dijo que el 2 de julio se elegirá entre quienes fomentan la unidad y quienes "siembran el odio y la división entre los mexicanos", en referencia a su principal adversario, afirmando que él será un presidente que haga cumplir la ley, mientras que sus adversarios representan la "corrupción" y la "violencia".

Además, convocó a sus adversarios a tres compromisos: seguir debatiendo de cara a las elecciones; respetar el resultado de las urnas, y al día siguiente de los comicios sentarse a dialogar.

El aspirante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Roberto Madrazo, se sumó a la propuesta del oficialista e incluso propuso firmar los compromisos al término del debate. Madrazo se ha mantenido permanentemente en tercer lugar en las preferencias electorales.

Antes, el oficialista había afirmado que durante el mandato de López Obrador en la Ciudad de México como jefe de gobierno del 2000 al 2005 se incrementó la inseguridad y la corrupción, por lo que le demandó que "explicara" lo sucedido.

Ambos pusieron en evidencia sus diferencias en asuntos como el combate contra la inseguridad ciudadana mientras Calderón dijo que aplicará "mano dura", López Obrador dijo que la mejor forma de hacerlo es crear mejores condiciones de vida y de trabajo.

Para Calderón, el 2 de julio los mexicanos elegirán entre dos proyectos: el suyo, que representa la estabilidad, y el de López Obrador que a su juicio llevaría al país a una crisis económica, devaluaciones e inflación.

Los dos principales contendientes llegaron al debate peleando codo a codo el primer lugar. Tres encuestas los colocaron en un empate.

Los tres principales candidatos coincidieron en la necesidad de buscar un acuerdo migratorio con Estados Unidos y acercar nuevamente a México a los países de América Latina, luego de que en el gobierno del presidente Vicente Fox el país tuvo divergencias con varias naciones por diferencias de opiniones, principalmente en materia de libre comercio.

Junto a los tres principales contendientes, participaron Patricia Mercado, candidata del partido Alternativa Socialdemócrata, y Roberto Campa, de Nueva Alianza. Ambos se encuentran con menos del 5% de las preferencias.