Publicado 05/03/2021 11:49CET

Miles de agricultores se preparan para bloquear una autopista en Nueva Delhi tras 100 días de protestas en India

Un agricultor descansa para seguir manifestándose contra las nuevas leyes agrarias en India.
Un agricultor descansa para seguir manifestándose contra las nuevas leyes agrarias en India. - Pradeep Gaur/SOPA Images via ZUM / DPA

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

Miles de agricultores tienen previsto salir de nuevo a la calle este sábado para bloquear una de las principales autopistas que llevan a Nueva Delhi, la capital del país, con motivo de los cien días de protestas contra una reforma legislativa impulsada por el Gobierno.

Desde diciembre son miles los agricultores y manifestantes que han estado acampando a las afueras de la ciudad para exigir al primer ministro, Narendra Modi, que retire tres leyes que fomentarían la apertura del mercado para las compañías privadas del sector de la agricultura.

Agricultores de los estados de Punjab Haryana y Uttar Pradesh han convocado así una serie de marchas para bloquear el tráfico por completo en las principales arterias que dan acceso a la ciudad durante unas cinco horas, tal y como ha confirmado los sindicatos.

"Creemos que después de 100 días nuestro movimiento debe ejercer una mayor presión para que el Gobierno ceda ante nuestras demandas", ha manifestado Darshan Pal, portavoz de la coalición de sindicatos de agricultores. "Esto debilitará al Gobierno, que tendrá que sentarse a hablar con nosotros de nuevo", ha dicho.

Así, ha expresado que estas leyes son como "una sentencia de muerte" para los agricultores, lo que los lleva a estar "preparados" para una "larga lucha", según informaciones del diario 'The Hindustan Times'.

En el centro del conflicto, que se ha saldado con cientos de muertos en los disturbios provocados durante los últimos meses por las protestas, se encuentra un paquete de leyes aprobado en septiembre para desregular la comercialización y el almacenamiento de productos agrícolas.

Los afectados exigen la revocación inmediata de las tres leyes que, según dicen, afectarán sus ingresos, beneficiarán a las grandes corporaciones y desmantelarán un sistema de adquisiciones que les garantiza precios mínimos para sus productos y les protege de los caprichos del mercado. El Gobierno, por contra, asegura que las leyes aumentarán la productividad agrícola y liberarán a los agricultores de las garras de los intermediarios.