Publicado 08/10/2021 16:51CET

El Ministerio de Defensa de Alemania investiga otro posible caso de extremismo en uno de los cuerpos de las FFAA

Archivo - La ministra de Defensa de Alemania, Annegret Kramp-Karrenbauer
Archivo - La ministra de Defensa de Alemania, Annegret Kramp-Karrenbauer - Pavol Zachar/TASR/dpa - Archivo

BERLÍN, 8 Oct. (DPA/EP) -

El Ministerio de Defensa de Alemania ha anunciado este viernes el inicio de una investigación por un posible caso de extremismo en uno de los cuerpos de sus Fuerzas Armadas, el Wachbataillon, encargado de servicios protocolarios durante visitas de Estado.

"Nos avergüenza profundamente", ha trasladado el Ministerio a través de un mensaje publicado a través de su cuenta de Twitter. "Cada caso de sospecha es ya de por sí demasiado", ha agregado, antes de subrayar que "no tolera el extremismo, hay tolerancia cero para cualquier tipo de delito".

De acuerdo con los detalles proporcionados a la cartera de Defensa por un informe parlamentario clasificado, existen indicios concretos de la formación de un grupo de soldados de extrema derecha dentro del Wachbataillon, que se ha autodenominado como "manada de lobos".

Según el mismo, un miembro de la Segunda Compañía denunció los hechos y otro los ha confirmado posteriormente como testigo. La acusación es que seis soldados forman parte del grupo extremista.

"En el grupo, se han dado comportamientos de extrema derecha, como llevar una camiseta con la imagen de un sol negro y la inscripción en la parte delantera 'Sonnenstudio 88' y en la trasera 'Wir sind braun' --Somos marrones--, así como llamar a los compañeros de origen asiático 'Fiyi' o 'Chink'", relata el informe.

El color marrón está vinculado a los nazis porque lo usaban durante la época del nacionalsocialismo. El número 88 se utiliza en los círculos de extrema derecha como símbolo del prohibido saludo hitleriano --Heil Hitler-- al coincidir el 8 con la letra H del alfabeto latino.

El informe también menciona rituales de admisión degradantes, vulneraciones al derecho a la autodeterminación sexual, así como agresiones físicas a otros compañeros, entre las que figuran puñetazos, quemaduras en partes del cuerpo, micciones en duchas y acercamiento de genitales a la cara.

"Se trata, una vez más, hay que decirlo, de rituales de bienvenida, relacionados con la bebida, bastante perversos. Se trata de violencia y agresiones de tipo sexual. Se trata de incidentes de extrema derecha", ha comentado un portavoz del Ministerio de Defensa.

El Wachbataillon tiene casi mil soldados. La comisionada del Parlamento alemán para las Fuerzas Armadas, Eva Högl, ha visitado este viernes a los efectivos y ha señalado tras la visita que tiene "una buena impresión" de las investigaciones.

"Hasta ahora, no se ha confirmado la existencia de un grupo de extrema derecha arraigado en el Wachbataillon", ha matizado Högl, que ha incidido en que, "en este momento, no hay ninguna razón para dudar de la profesionalidad, la fiabilidad y la lealtad a la constitución" del cuerpo. Sin embargo, ha defendido la necesidad de aclarar la situación de manera rápida e imponer sanciones.

Contador