Publicado 12/11/2021 18:20CET

El ministro de Información de Líbano confirma que considerará su dimisión si los países del Golfo suspenden su boicot

Archivo - HANDOUT - 13 September 2021, Lebanon, Baabda: Lebanese Minister of Information George Kurdahi speaks to the media at a press conference after the Ministerial Council of the new Lebanese government at the Presidential Palace. Photo: -/Dalati & No
Archivo - HANDOUT - 13 September 2021, Lebanon, Baabda: Lebanese Minister of Information George Kurdahi speaks to the media at a press conference after the Ministerial Council of the new Lebanese government at the Presidential Palace. Photo: -/Dalati & No - -/Dalati & Nohra/dpa - Archivo

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Información de Líbano, George Kordahi, considerará su dimisión si los países del Golfo levantan el boicot que han declarado a su país como represalia a unas declaraciones en las que criticó, antes de asumir el cargo, la coalición internacional liderada por Arabia Saudí que combate contra la insurgencia huthi en Yemen.

Los comentarios de Kordahi motivaron que Arabia Saudí, Bahréin y Kuwait suspendieran inmediatamente sus relaciones con Líbano después de que Riad achacara esta crisis a la influencia de Irán --su gran enemigo regional-- en la política libanesa a través del poderoso partido milicia chií Hezbolá. Todos ellos, junto a Emiratos Árabes Unidos retiraron a sus diplomáticos de Beirut y prohibieron a sus ciudadanos viajar a Líbano.

Kordahi, quien es católico maronita, se ha pasado los últimos días manteniendo conversaciones con el presidente de Líbano, Michel Aoun, y con el patriarca maronita, Beshara al Rahi, para decidir los próximos pasos a seguir.

En este sentido, y tras un encuentro con el presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri, el ministro ha confirmado los rumores del pasado fin de semana y reconocido que está contemplando seriamente su dimisión si los países del Golfo deciden restablecer relaciones.

"No me voy a agarrar a ningún cargo ministerial ni quiero desafiar a nadie desde mi posición; ni al primer ministro (Nayib Mikati) ni al reino de Arabia Saudí, al que adoro", ha manifestado en comentarios recogidos por el portal de noticias Naharnet.

El ministro ha asegurado que no tiene ni idea de cómo empezó esta "tormenta inesperada" y declarado que todavía sigue "estudiando el asunto". "Vamos a ver cómo evoluciona la situación y, si obtenemos las garantías que he comentado con el patriarca Al Rahi, estaré listo para presentar mi dimisión", ha indicado.

Con todo, el ministro agradeció el apoyo recibido para que se mantenga en la cartera porque "es una postura que refleja dignidad, orgullo y afecto por la soberanía nacional" y reiteró que sus declaraciones no guardan relación con la crisis interna que atraviesa el Gobierno libanés, en medio de una parálisis política y la amenaza de los cortes de suministro. "No soy el problema y no soy el motivo por el que el Gobierno no se está reuniendo", ha concluido el ministro.

Contador