El ministro de Justicia de Brasil dice que no dimitirá por los mensajes filtrados sobre el caso de Lula

Publicado 14/06/2019 22:56:45CET
REUTERS / RICARDO MORAES - Archivo

   BRASILIA, 14 Jun. (Reuters/EP) -

   El ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, ha dicho este viernes que no renunciará por el escándalo causado por la filtración de unos mensajes personales que generaron dudas sobre su imparcialidad cuando era un juez anticorrupción que encarceló al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

   Moro tendrá que acudir a una comisión judicial del Senado la próxima semana para explicar los mensajes, que señalan que Moro habría modificado el orden del proceso judicial y exigido operaciones policiales e incluso habría dado consejos y pistas en mensajes con los fiscales del caso 'Lava Jato'.

   Tanto Moro como los fiscales han asegurado que lo que ha sido publicado acerca de las filtraciones no supone delito alguno por su parte. El portal The Intercept ha informado de que las filtraciones proceden de una fuente anónima que pidió su anonimato. Serían mensajes enviados a través de la aplicación de mensajería Telegram entre 2015 y 2018.

   En una entrevista concedida al diario 'Estado de Sao Paulo', Moro ha resaltado que no está preocupado por la posibilidad de que sea anulada la condena por corrupción contra Lula, algo que expertos legales como el Colegio de Abogados de Brasil y algunos integrantes del Supremo Tribunal Federal (STF) indicaron que podría ocurrir.

   Asimismo, ha dicho no estar tampoco preocupado por el contenido de los mensajes filtrados. "Si quieren publicarlo todo, que lo hagan entonces. No tengo problemas con eso", ha agregado.

   En este sentido, ha manifestado que no cree que haya nada ilegal en sus conversaciones con los fiscales. Sin embargo, destacadas figuras legales, incluidos algunos integrantes del STF, mostraron su desacuerdo público con esta aseveración.

   "No hubo colusión. Estoy absolutamente tranquilo con la naturaleza de mis mensajes", ha recalcado Moro, quien ha sostenido que el caso contra Lula "fue decidido con absoluta imparcialidad, basado en pruebas sin ningún tipo de influencia".

   El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, defendió el jueves a Moro y señaló que lo que hizo el ahora ministro para combatir la corrupción en el país "no tiene precio". "Realmente mostró las vísceras del poder, la promiscuidad del poder en cuanto a la corrupción", agregó.

   Lula ha sido condenado en dos casos de corrupción que suman un total de trece años de cárcel, aunque aún cabe recurso contra ambas sentencias, y tiene pendientes otros siete procesos por cargos similares. Lula iba a ser candidato a las elecciones presidenciales que encumbraron a Bolsonaro, pero la sentencia truncó su trayectoria política.

Para leer más