Publicado 28/06/2021 13:23CET

El ministro de Justicia de Reino Unido afirma que la contratación de la ayudante de Hancock siguió "el debido proceso"

Archivo - FILED - 16 May 2021, United Kingdom, London: UK Health Secretary Matt Hancock (R) and his adviser Gina Coladangelo walk outside BBC Broadcasting House in London after his appearance on the BBC1 current affairs programme, The Andrew Marr Show. Ha
Archivo - FILED - 16 May 2021, United Kingdom, London: UK Health Secretary Matt Hancock (R) and his adviser Gina Coladangelo walk outside BBC Broadcasting House in London after his appearance on the BBC1 current affairs programme, The Andrew Marr Show. Ha - Yui Mok/PA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Justicia de Reino Unido, Robert Buckland, ha mostrado este lunes su "confianza" en que la contratación de Gina Coladangelo, la ayudante con la que el exministro de Salud Matt Hancock tuvo una relación extramatrimonial y violó las restricciones impuestas por la pandemia de COVID-19, siguió "el debido proceso".

Coladangelo, una antigua lobista, fue contratada en 2020 por Hancock, de quien es amiga desde su época universitaria. Es la directora no ejecutiva del Departamento de Salud y Atención Social, con un sueldo de 15.000 libras (más de 17.400 euros) mensuales.

"Todo lo que sé hasta este momento me lleva a creer que se siguió el debido proceso en la contratación de esta persona y todas las declaraciones que deberían haberse hecho se han hecho", ha señalado Buckland en declaraciones a Sky News, donde ha insistido en que "tiene información" a este respecto y que no tiene "ninguna razón para dudar".

Buckland, que ha especificado que no está seguro de cuándo empezó la relación entre Hancock y Coladangelo, ha admitido la "comprensible oleada de preocupación" cuando el escándalo salió a la luz y ha sostenido que su dimisión es "correcta".

Hancock dimitió el sábado, después de que el diario 'The Sun' revelara que había engañado a su mujer con Coladangelo, de 43 años y también casada. Fueron descubiertos por una cámara de seguridad mientras se besaban en su oficina de Whitehall.

Previamente, el exministro se disculpó por "violar las normas de distanciamiento físico" en el marco de la pandemia de COVID-19, ya que el beso publicado ocurrió en mayo, cuando las restricciones impuestas por el Gobierno de Reino Unido por la pandemia establecían que personas pertenecientes a dos núcleos familiares distintos debían permanecer separados y evitar abrazarse.

El primer ministro británico, Boris Johnson, aceptó sus disculpas y consideró "cerrado" el asunto. No era la primera vez que la posición de Hancock en el gabinete del primer ministro está comprometida.

Las revelaciones del exasesor del 'premier' Dominic Cummings en relación a la gestión de la pandemia por parte de Hancock han levantado recientemente polémica en Reino Unido, con informaciones que apuntan a que, entre otras cosas, Johnson supuestamente le llamó "incompetente". Tras ello, Downing Street le respaldó públicamente.

LA CÁMARA, DESACTIVADA

Por otro lado, la cámara de seguridad que grabó al exministro y su ayudante ha sido desactivada, según ha confirmado el nuevo titular de la cartera de Salud, Sajid Javid, que ha trasladado que no cree que las oficinas de los ministros tengan que tener cámaras de seguridad.

"Creo que por seguridad es de sentido común (...) no creo, como regla general, que deba haber cámaras en las oficinas de los ministros", ha incidido, antes de garantizar que "se investigará todo el incidente".

El Gobierno británico ha comenzado una investigación interna para esclarecer la filtración de las imágenes de Hancock y Coladangelo. La investigación quedará en manos del Departamento de Sanidad y Cuidados Sociales, que no solo deberá determinar el recorrido de la filtración, sino conocer también por qué había una cámara de seguridad cuya existencia desconocía el propio Hancock.