Publicado 09/11/2020 14:28CET

El ministro de Sanidad de Líbano defiende la necesidad de un segundo confinamiento a nivel nacional por el coronavirus

Un trabajdor sanitario realiza una prueba de coronavirus en Líbano
Un trabajdor sanitario realiza una prueba de coronavirus en Líbano - Marwan Bou Haidar/APA Images via / DPA - Archivo

MADRID, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Sanidad en funciones de Líbano, Hamad Hasán, ha defendido este lunes la necesidad de imponer un nuevo confinamiento a nivel nacional a causa del incremento de los casos de coronavirus y ha manifestado que las medidas parciales impuestas hasta ahora no han dado los resultados especiales.

"Un confinamiento total es una oportunidad para aumentar las capacidades del sector sanitario", ha manifestado, antes de incidir en que los confinamientos locales aplicados hasta la fecha "no han dado los resultados esperados", tal y como ha recogido el portal libanés de noticias Naharnet.

Así, ha desvelado que, tras una serie de contactos con el Banco Central de Líbano, se ha decidido destinar parte de los fondos a hospitales privados para preparar alas específicas para el tratamiento de casos de coronavirus, ante el aumento de los contagios.

Las autoridades empezaron a aplicar a principios de octubre confinamientos locales a causa del repunte de casos y pusieron en marcha un nuevo "sistema zonal" para intentar contener la pandemia. El primer ministro en funciones, Hasán Diab, afirmó el 1 de octubre que el sistema se fundaría en un "sistema de semáforo" con tres colores.

De esta forma, Diab sostuvo que las "zonas rojas", consideradas de alto riesgo y en las que se aplicarán los confinamientos, serían aquellas con una tasa de incidencia acumulada de más de ocho casos cada 100.000 personas durante los catorce días anteriores.

Sin embargo, los casos han seguido aumentando a pesar de estas medidas, lo que ha llevado a las autoridades a sopesar la necesidad de imponer un segundo confinamiento a nivel nacional. El país ha confirmado hasta la fecha 94.236 casos, con 723 fallecidos.

La preocupación a nivel nacional e internacional aumentó a raíz de las explosiones en Beirut, que dejaron al menos 200 muertos y causaron un devastador impacto a nivel de daños materiales, así como la suspensión temporal de las operaciones de rastreo de contactos.

Contador