Publicado 01/12/2021 03:05CET

La misión de la OEA subraya que los hondureños votaron con "responsabilidad" en un "ambiente de paz y civilidad"

Apertura de las elecciones generales en Honduras 2021
Apertura de las elecciones generales en Honduras 2021 - CNE HONDURAS

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (MOE/OEA) en Honduras ha subrayado este martes que los hondureños votaron con "responsabilidad" en "un ambiente de paz y civilidad" en las elecciones generales celebradas el pasado domingo.

Así lo ha aseverado el jefe de la misión, Luis Guillermo Solís, en la presentación del informe preliminar que ha elaborado la misma a partir de visitar 1.295 Juntas Receptoras del Voto (JRV) y 404 centros de votación en 17 de los 18 departamentos hondureños, observando los comicios desde la apertura hasta el cierre de juntas, el escrutinio de votos y la transmisión de los resultados preliminares.

Así, ha destacado el "compromiso cívico" de la población del país centroamericano y ha aseverado que esta votó con "convicción, alegría y responsabilidad" en un contexto marcado por la "pandemia y la violencia", la cual ha sido denunciada.

También ha reconocido así la "paciencia" con la que la ciudadanía esperó para ejercer su voto, así como el trabajo de los miembros de las Juntas Receptoras de Votos y funcionarios de los órganos electorales, y el trabajo de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional para garantizar la distribución y seguridad del material electoral y de los centros de votación.

"Destaca también la presencia de observadores nacionales e internacionales en una jornada que estuvo marcada por una alta participación que superó las dificultades logísticas y los atrasos, y permitió al pueblo hondureño ejercer su derecho al voto en un ambiente de paz y civilidad", ha ahondado también Solís de acuerdo al informe.

En este contexto, ha apuntado positivamente a que las tres fuerzas políticas mayoritarias del país participaron en todas las instancias y etapas del proceso, "lo que contribuyó a una jornada electoral pacífica", ha resaltado.

Por otra parte, el jefe de la misión ha recordado que la OEA ha acompañado a Honduras en el proceso de reformas electorales, por lo que el país llegó a estos comicios con nuevas instituciones, el Consejo Nacional Electoral y el Tribunal de Justicia Electoral.

En este sentido, Solís ha valorado que el país incorporase a las tres fuerzas políticas mayoritarias en todas las instancias y etapas del proceso electoral, "desde la conformación del pleno del CNE hasta la integración de las mesas de votación y la custodia del material".

Otra de las "mejoras" implementadas en estas elecciones, según Solís, ha sido la depuración del censo electoral en más de 800.000 personas y la emisión de un nuevo Documento Nacional de Identidad (DNI) que cuenta con elementos de seguridad biométricos y con los domicilios actualizados de los electores.

IMPLEMENTACIÓN DE RECOMENDACIONES

El titular de la misión ha valorado también los esfuerzos realizados hasta ahora por parte de las autoridades nacionales. De manera especial, ha incidido en que para este proceso se tomaron en cuenta algunas de las recomendaciones hechas por pasadas Misiones de Observación Electoral de la OEA, así como por el grupo de expertos de la organización.

Así, el jefe de la misión ha insistido en que con los cambios introducidos y la implementación de recomendaciones, Honduras "tiene un mejor sistema electoral, aun cuando todavía "persistan importantes desafíos que dan margen para introducir mejoras en los próximos años", ha apuntado.

Sin perjuicio de los avances mencionados, Solís ha lamentado, por otro lado, que los partidos políticos no hayan logrado un consenso para aprobar una nueva ley procesal electoral antes de la celebración de estas elecciones generales, "vacío que ha sido cubierto con la emisión de una ley supletoria".

"También hacemos notar con preocupación que los órganos electorales no hayan contado con garantías plenas de autonomía financiera", ha agregado en el comunicado.

Sobre las semanas previas a la elección, ha recordado que la misión ha dado seguimiento a la producción y distribución de los materiales electorales y de las acreditaciones de los miembros de las JRV, observando "deficiencias" en la coordinación entre el CNE y los Consejos Departamentales y Municipales, lo que en la práctica se tradujo en "atrasos logísticos en la distribución del material electoral y los equipos tecnológicos".

En este contexto, ha constatado que la mayoría de los procesos ejecutados en preparación para los comicios "no estaban debidamente estandarizados ni contaban con manuales que definieran en detalle cómo debían ejecutarse".

En cuanto a las dos principales innovaciones tecnológicas --el sistema de autenticación biométrica y el sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP)-- la Misión ha visto que, si bien al comienzo de la jornada existieron algunas dificultades en la autenticación de los electores, el sistema biométrico en general operó de manera "satisfactoria".

Por otro lado, ha saludado que los partidos y la ciudadanía tuviesen acceso a las imágenes digitales de todas las actas procesadas.

El jefe de la misión ha apuntado a los "retrasos" en el escrutinio que se realiza actualmente, y ha exhortado a las autoridades electorales a "mantener una comunicación permanente y conjunta, que brinde información oportuna y cierre el paso a especulaciones".

"El pueblo hondureño cumplió con su deber cívico y ha expresado su voluntad a través del voto. Corresponde ahora a todos los actores políticos continuar la conducción del proceso con transparencia y responsabilidad, y estar a la altura del momento histórico que vive la democracia hondureña", ha dicho, para concluir reiterando su aprecio por el "valor histórico del momento que vive Honduras, que demanda a sus dirigentes patriotismo y convicción.