Publicado 04/07/2021 14:46CET

Moncloa admite que no hay clima para cambiar la Constitución pero apuesta por ampliar derechos con nuevas leyes

Archivo - El secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños
Archivo - El secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños - Alberto Ortega - Europa Press - Archivo

Pone como ejemplo la falta de consenso para la reforma puntual de la Carta Magna sobre la discapacidad, rechazada por PP y Vox

MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno sostiene que la Constitución de 1978 requiere de reformas tras cuatro décadas en vigor, pero admite que no hay clima político ni suficiente consenso para ello, como a su juicio lo demuestra la negativa de PP y Vox a abrir el debate de la supresión del termino "disminuidos" relativo a personas con discapacidad. En todo caso, Moncloa confía en la vía legislativa para ir conquistando nuevos derechos.

Así lo defiende el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, al hacer balance de estos 40 años de Carta Magna. En su opinión, el texto constitucional ha proporcionado estabilidad a España durante todo este tiempo gracias precisamente a su "flexibilidad".

En un coloquio organizado esta semana por el PSOE y la Fundación Sistema, Bolaños ha destacado que con este marco constitucional España es una de las 20 democracias plenas, por encima incluso de algunos países socios de la UE, algo que debería ser objeto de "satisfacción" de todas las fuerzas políticas, especialmente de las que han ejercido el poder, y que, sin embargo, "no lo es".

Bolaños piensa que se debería "cuidar" y "poner en valor" el texto constitucional todos los días, lo que no quita que también requiera una reforma para mejorarlo y actualizarlo. "Pero no hay ninguna duda de que 40 años ha habido una democracia de calidad en nuestro y la clave es que el texto legal del 78 es flexible", ha insistido.

MATRIMONIO GAY, ABORTO, EUTANASIA...

De hecho, ha indicado que "no ha sido necesario" tocar la Constitución para en España haya un matrimonio igualitario, una Ley del Aborto o, más recientemente, una Ley de Eutanasia. "Eso supone que la Constitución tuvo una mirada larga y no quiso petrificar ninguno de los derechos que en el 78 podían ser importantes, sino que quiso dejar muchos asuntos abiertos para que el legislador pudiera avanzar", ha comentado.

Eso es lo que, a su juicio, hace que, pese a que todos desean de alguna manera mejorar los "déficit" de la Constitución, su reforma no se haga "tan necesaria", porque "no hay ninguna piedra en el zapato que esté apretando desde ya" y porque cualquier nuevo derecho se va generando por la vía del legislador.

En la misma línea se manifiesta la presidenta del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Yolanda Gómez, quien también ve necesario modificar la Constitución aunque apuesta por cambiar "muchas cosas" con la legislación. "No menospreciemos la legislación, pues es un gran camino para los cambios y, además, es políticamente más viable", dijo en el mismo foro.

En este punto, el secretario general de la Presidencia destaca la estabilidad de la Carta Magna española, que sólo ha sido modificada en dos ocasiones frente las 62 reformas que llevan la Constitución alemana o las 24 de la francesa.

NI SIQUIERA HAY CONSENSO PARA REFORMAR EL ARTÍCULO 49

En todo caso, Bolaños lamenta que en estos momentos no exista el consenso que hubo 43 años atrás para alumbrar la ley de leyes, y como ejemplo destaca ni siquiera está garantizada la reforma puntual de la Constitución promovida por el Gobierno para modificar el artículo 49 y acabar con el término 'disminuido'. Y eso que, según defiende, su contenido es "indiscutible".

Y es que tanto el PP como Vox tienen registradas sendas enmiendas de totalidad en el Congreso pidiendo devolver al Gobierno el proyecto, un rechazo que amenaza la aprobación de este cambio en la Carta Magna ya que se necesita un respaldo mínimo de tres quintos de la Cámara.

Mientras que el PP argumenta que reformar la Constitución siempre exige "espíritu de sosiego y de pacto político, justamente dos elementos de los que en este momento de gravísima crisis económica y social se carecen", Vox señala que la redacción planteada por el Gobierno "no es adecuada a los fines que persigue, habiendo sido declarada como 'perturbadora' por el propio Consejo de Estado".

Bolaños sostiene que el Gobierno de coalición muestra "estabilidad", el PSOE y Unidas Podemos ganan "todas" las votaciones en el Parlamento y además "no hay alternativa", pero pese a ello se intenta generar un "cierto ambiente de bloqueo e inestabilidad" por parte de la oposición. Para sustentar esta afirmación señala el rechazo del PP a renovar órganos constitucionales como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Durante la jornada también intervino Miquel Roca, uno de los 'padres' de la Constitución. Roca dijo entender que haya una legítima ambición para reformar algún aspecto de la Carta Magna, pero recalcó si no hay acuerdo en este sentido no es por culpa de la Constitución sino porque "no hay voluntad política".