Publicado 04/05/2021 18:10CET

Morales acusa al Parlamento Europeo de tener una visión "colonial y humillante" por su resolución sobre Bolivia

Archivo - El expresidente de Bolivia Evo Morales.
Archivo - El expresidente de Bolivia Evo Morales. - Radoslaw Czajkowski/dpa - Archivo

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de Bolivia Evo Morales ha acusado este martes al Parlamento Europeo de "conservar una visión colonial y humillante frente a los pueblos libres de América Latina y el Caribe", después de que el organismo aprobara una resolución en la que principalmente se denuncia la detención "arbitraria e ilegal" de la expresidenta Jeanine Áñez.

En una carta abierta dirigida a "la vieja Europa" y compartida a través de su cuenta en la red social Twitter, Morales, que ha trasladado su "mucha sorpresa" por la aprobación de la resolución, ha lamentado que "han pasado más de cinco siglos desde la colonización y aún pareciera que fue ayer".

"Una vez más, al margen de los principios del Derecho Internacional y la misma carta de Naciones Unidas, intervienen en los asuntos internos y propios de los bolivianos", ha agregado Morales, que ha censurado que "además, de manera desmesurada, hacen afirmaciones y aseveraciones absolutamente falsas".

Por ello, y "ante sus afirmaciones y fuentes políticas distorsionadas de información", el exmandatario ha "recordado" que el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, "hizo de la OEA cómplice del golpe de Estado en Bolivia, como fue promotora para las intervenciones militares en Granada en 1983 y Panamá en 1989". "Los pueblos tienen memoria histórica, siempre tendrán la fortaleza para recuperarse y nuevamente construir un camino hacia el vivir bien y el bienestar", ha advertido.

Morales ha insistido en que Bolivia "goza de su democracia, recuperada con la fuerza, la voluntad y la conciencia del pueblo en octubre de 2020", después del casi un año que pasó Áñez al frente del Ejecutivo boliviano, tras la dimisión del exmandatario por la crisis derivada de los comicios de octubre de 2019, en los que la oposición denunció un "fraude" y en los que la OEA, posteriormente, confirmó "irregularidades".

Tras indicar que "después de un año de golpismo, persecuciones y graves violaciones a los Derechos Humanos, con 38 muertos, 800 heridos y cerca de 2.000 detenidos", el exmandatario se ha preguntado "dónde estaban los parlamentarios europeos" durante esa época. "¿Acaso la vida de los indios no vale nada? ¿Ser trabajador, obrero, minero, maestro, indígena, mujer, joven, es tener menos valor para los Derechos Humanos y las democracias de Occidente", ha añadido.

"GOLPES DE ESTADO BUENOS Y MALOS"

En referencia al golpe de Estado, Morales ha alertado de que "cada día se conocen nuevos elementos de la forma en la que se estructuró" y ha afirmado que, "claramente, actores internacionales impulsaron, apoyaron y financiaron el mismo". "¿Cómo se denomina a un gobierno que asume rompiendo todas las normas y la misma Constitución del Estado? ¿Cómo se define a un gobierno instaurado e instalado (hasta en los símbolos) por las fuerzas policiales y militares?", ha proseguido.

"Las verdaderas democracias y defensores de los Derechos Humanos deben denunciar todas las violaciones de Derechos Humanos y todos los golpes de Estado", ha urgido, cuestionándose si "en pleno siglo XXI debemos entender que hay golpes de Estado buenos y malos".

"El tiempo se encargará de esclarecer cada uno de los hechos que llevaron a mi derrocamiento como presidente constitucional", ha avisado, antes de afirmar que su "delito" fue "ser indígena", "impulsar una revolución democrática y cultural" y mantenerse "siempre firme" con sus principios "revolucionarios frente a todo intento de humillación e intervencionismo" en Bolivia.

"Hicimos de Bolivia la mejor Bolivia de su historia", ha zanjado, reiterando que "los intervencionismos y el colonialismo solo han servido para destruir a los pueblos, destruir su convivencia pacífica, destruir su conocimiento, destruir su cultura y legado histórico".

La resolución del Parlamento Europeo se aprobó por 396 votos a favor, incluyendo a populares, liberales, conservadores y ultraderecha. En contra han votado 267 diputados, con los grupos socialdemócrata, verde y la izquierda en bloque. Hubo 28 abstenciones.

Además de la detención de Áñez, la resolución critica la falta de imparcialidad e independencia de la Justicia boliviana. La exmandataria se encuentra en prisión desde marzo acusada de sedición, terrorismo y conspiración por su rol en el marco de la crisis política de 2019.

En el texto se reclama su puesta en libertad y la retirada de los cargos por "motivos políticos" y defiende que Áñez cumplió con su deber como vicepresidenta segunda del Senado, al colmar el vacío presidencial provocado por la salida de Morales.

Contador