Actualizado 24/10/2015 22:37 CET

Morales denuncia una "guerra sucia de la derecha internacional" contra su referéndum para un nuevo mandato

LA PAZ, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha denunciado este viernes la existencia de una "guerra sucia" promovida por la "derecha internacional", y más concretamente "con la plata de los gringos", en referencia a Estados Unidos, contra la propuesta de referéndum que le permitiría presentarse a un cuarto mandato al frente de la nación.

"Compañeros, prepárense contra la guerra sucia (...)" y a protagonizar una "campaña contra la derecha internacional, (que) va a venir con todo", advirtió Morales, que esta semana ha celebrado un nuevo el récord de permanencia en la presidencia de Bolivia.

"La campaña va a ser contra los gringos, nos van a inundar con plata, acuérdense", dijo en alusión a la supuesta financiación de esa "guerra sucia" por parte de Estados Unidos, según declaraciones recogidas por el diario 'La Tercera'.

VIAJE A WASHINGTON

Morales viajará precisamente a Estados Unidos este domingo en una visita oficial que tiene como principal objetivo captar inversores, pero también mejorar las maltrechas relaciones bilaterales, según ha anunciado el Gobierno.

"En el momento en que Estados Unidos aprenda a no intervenir directa ni indirectamente en asuntos políticos de Bolivia las cosas se ponen perfectas", ha dicho el vicepresidente, Álvaro García Linera, en declaraciones recogidas por la prensa local.

El encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, Peter Brennan, también ha confiado en que esta visita "dé buenos resultados", que pasan por lograr "una relación de respeto donde no haya insultos, ni ataques ni acusaciones".

La llegada de Estados Unidos a Bolivia se produce tras el reciente desencuentro entre ambos países por la inesperada cancelación de la visita del vicesecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Alex Lee, por falta de respuesta de La Paz.

Estados Unidos y Bolivia rompieron sus relaciones diplomáticas en 2008, tras la expulsión del embajador estadounidense, Philip Goldberg, por supuestamente conspirar con la oposición para derrocar al Gobierno de Morales.

Dos años después ambos países firmaron un acuerdo marco que establecía las condiciones para retomar las relaciones sobre la base del "respeto mutuo", así como la creación de una Comisión Binacional que, precisamente, pretendía relanzar Lee.