Publicado 04/03/2021 10:54CET

Morrison defiende al fiscal general de Australia de las acusaciones de violación y rechaza una pesquisa independiente

Archivo - El primer ministro de Australia, Scott Morrison.
Archivo - El primer ministro de Australia, Scott Morrison. - Paul Braven/AAP/dpa - Archivo

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha defendido al fiscal general, Christian Porter, de las acusaciones sobre una presunta violación cometida en 1988 después de que la Policía archivara el caso en su contra y ha rechazado abrir una investigación independiente al respecto.

Morrison ha manifestado así que abrir una pesquisa independiente a pesar de que las autoridades no han hallado pruebas o indicios delictivos suficientes en su contra sería "como decir que la ley y la Policía de Australia no son competentes para lidiar con estos asuntos", según informaciones del diario 'The Sydney Morning Herald'.

En este sentido, ha expresado que "espera que Porter se tome un tiempo para abordar lo que ha sido, obviamente, una serie de traumáticos eventos". "Está deseando volver a trabajar", ha matizado antes de insistir en que las peticiones de diputados opositores de abrir una nueva investigación pone en tela de juicio la presunción de inocencia.

Porter, por su parte, dio una rueda de prensa esta semana en la que negó contundentemente las acusaciones vertidas en su contra. El caso ha quedado archivado a pesar de que la demandante, que se habría suicidado en junio de 2020, aseguró en su denuncia que la violación tuvo lugar en Sídney en enero de 1988. La Policía, no obstante, sigue investigando su muerte.

La Policía indicó el martes que daba carpetazo a la investigación ante la falta de documentos y pruebas suficientes para seguir adelante con el procedimiento. El miércoles, sin embargo, Michael Bradley, abogado de la mujer, aseguró que era común que los gobiernos abrieran pesquisas de este tipo para investigar graves acusaciones contra altos cargos. "Eso pasa literalmente cada día de la semana" manifestó.

Porter, por su parte, ha hecho hincapié en que no cometió el delito y ha asegurado que no dimitirá a pesar de haber cogido la baja debido a la fuerte presión a la que ha estado sometido esta semana.

El ministro del Interior, Peter Dutton, ha lamentado las acusaciones contra el fiscal general y ha sostenido que detrás hay "motivos políticos". "Creo que su actuación ha sido impecable, teniendo en cuenta que estaba en una sala llena de periodistas que babeaban por su sangre", ha afirmado.