Publicado 25/03/2021 13:29CET

Mozambique.- Atacada por presuntos miembros de Estado Islámico una ciudad en el norte de Mozambique

Archivo - El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi
Archivo - El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi - ISRAEL ZEFANIAS / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ciudad mozambiqueña de Palma, situada en la provincia de Cabo Delgado (norte), ha sido objetivo de un nuevo ataque perpetrado por presuntos yihadistas, apenas un día después de que la petrolera Total anunciara que retomaría próximamente sus actividades en un proyecto en la zona por una mejora de la situación de seguridad.

Según las informaciones recogidas por el portal de noticias Carta de Mozambique, milicianos de Estado Islámico en África Central (ISCA) --una rama del grupo que opera también en República Democrática del Congo (RDC)-- habrían estado detrás del ataque, sin que por el momento haya un balance de víctimas.

Fuentes citadas por este medio han indicado que entre los objetivos han estado el cuartel de la Unidad de Intervención Rápida (UIR) de la Policía mozambiqueña, al tiempo que han cortado las redes de comunicación.

El portavoz del Ministerio de Defensa, Omar Nala Saranga, ha detallado que los atacantes irrumpieron en la ciudad desde tres direcciones y ha recalcado que "las fuerzas de seguridad están siguiendo los movimientos del enemigo y trabajan de forma incansable para restablecer la seguridad y el orden con la mayor rapidez".

El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi, afirmó la semana pasada durante la toma de posesión de los nuevos miembros de la cúpula militar del país la necesidad de combatir el terrorismo, en un momento en que el país hace frente a un aumento de la amenaza yihadista en el norte del país.

La provincia de Cabo Delgado es escenario desde octubre de 2017 de ataques obra de milicianos islamistas conocidos como Al Shabaab, sin relación con el grupo homónimo que opera en Somalia y que mantiene lazos con Al Qaeda. Desde mediados de 2019 han sido reivindicados en su mayoría por ISCA, que ha recrudecido sus acciones desde marzo de 2020.

La situación ha llevado a Estados Unidos a anunciar un programa de entrenamiento de dos meses con Mozambique para dar adiestramiento a marines mozambiqueños "para apoyar los esfuerzos para evitar la propagación del terrorismo y el extremismo violento", según confirmó la semana pasada la Embajada estadounidense en el país africano.

Contador