Publicado 13/11/2020 10:50CET

Mozambique.- Bachelet llama a investigar los abusos cometidos por todas las partes en el norte de Mozambique

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.
La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. - Violaine Martin/UN Geneva/dpa - Archivo

Exige que se proteja a la población civil y que se permita el acceso de las agencias humanitarias a Cabo Delgado

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha llamado este viernes tanto al Gobierno de Mozambique como a los milicianos islamistas que operan en la provincia de Cabo Delgado, en el norte del país, a proteger a la población civil al tiempo que ha defendido la necesidad de que se investiguen todos los abusos cometidos por ambos bandos.

"La situación es desesperada tanto para los atrapados en las zonas afectadas por el conflicto, con apenas ningún medio de supervivencia, como para aquellos desplazados en la provincia y más allá de ella", ha reconocido Bachelet, después de que en las últimas semanas se hayan recrudecido los ataques presuntamente obra del grupo terrorista Estado Islámico en África Central (ISCA).

Los ataques, que han incluido incluso decapitaciones de mujeres y niños, así como los combates con las fuerzas de seguridad, han dejado decenas de muertos y heridos y provocado el desplazamiento de más de 14.000 personas desde el pasado 16 de octubre que han huido por mar hasta llegar a Pemba, la capital provincial.

En total, hay más de 350.000 desplazados como consecuencia de la violencia que estalló en octubre de 2017, inicialmente obra de un grupo islamista conocido popularmente como Al Shabaab --sin relación con el grupo del mismo nombre que opera en Somalia-- y que en el último año ha venido reivindicando en buena parte de los casos la filial de Estado Islámico.

Además de quienes han huido, miles más seguirían atrapados en las zonas en conflicto, muchos escondidos en el bosque durante días. En algunas áreas, no ha llegado ayuda humanitaria desde hace más de seis meses, ya que algunos distritos del norte han quedado incomunicados, mientras que escuelas y centros de salud han sido destruidos o han tenido que cerrar sus puertas, explica la oficina de Bachelet en un comunicado.

"Quienes se han quedado han sido privados de sus necesidades básicas y están en riesgo de ser asesinados, ser víctimas de abusos sexuales, secuestrados o reclutados a la fuerza por los grupos armados", ha advertido la jefa de Derechos Humanos de la ONU, subrayando que "quienes huyen podrían morir intentándolo".

EXIGE PROTEGER A LOS CIVILES

Ante estas circunstancias, Bachelet ha defendido que es "fundamental que las autoridades estatales garanticen la protección de los civiles, dentro y fuera de las zonas afectadas por el conflicto y que las agencias humanitarias tengan garantizado un acceso seguro y sin restricciones para ofrecer asistencia vital y protección". "Dado el riesgo de cólera y la propagación de la pandemia de COVID-19, esto es particularmente crucial", ha recalcado.

El Alto Comisionado ha reconocido que las dificultades de acceso a las zonas afectadas complican la posibilidad de verificar las informaciones sobre la última ola de ataques, que habría incluido la decapitación de hombres, mujeres y niños, así como secuestros.

También ha recordado que hay informaciones sobre violaciones de los Derechos Humanos cometidas por las fuerzas de seguridad mozambiqueñas, incluidas ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, detenciones arbitrarias y restricciones a la libertad de movimientos ilegales.

Según Bachelet, quienes han visto violados sus derechos en Cabo Delgado "tienen derecho a protección y reparación". "Todas las supuestas violaciones y abusos del Derecho Internacional de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario cometidas por los grupos armados y las fuerzas de seguridad deben ser investigadas de forma exhaustiva, independiente y transparente por autoridades competentes y los responsables deben rendir cuentas", ha recalcado.

Por último, la expresidenta chilena ha celebrado el compromiso expresado por las autoridades mozambiqueñas de "respetar el Derecho Internacional y sus esfuerzos por movilizar asistencia humanitaria para ayudar a los desplazados y a las comunidades de acogida". Así las cosas, ha dejado claro que su oficina está comprometida a apoyar a Mozambique en este empeño.

Contador