Publicado 11/10/2021 12:16CET

Mozambique.- El CICR alerta de la "amenaza inminente" sobre la salud pública de miles de desplazados en Mozambique

Archivo - Familias desplazadas por la violencia en Cabo Delgado, Mozambique
Archivo - Familias desplazadas por la violencia en Cabo Delgado, Mozambique - UNICEF/UN0381354/BISOL - Archivo

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha alertado este lunes de que la salud pública de miles de desplazados en la provincia de Cabo Delgado, en el norte de Mozambique, está bajo "amenaza inminente" ya no solo por el conflicto sino también por los estragos sufridos por algunas infraestructuras tras el paso de los últimos fenómenos meteorológicos, como ciclones o inundaciones.

"Los desplazamientos masivos en Cabo Delgado han generado una enorme presión sobre las instalaciones de salud y de suministro de agua existentes (...) La alarmante escasez de servicios de agua potable, saneamiento y salud constituye una amenaza inminente para la salud pública de las personas desplazadas y las comunidades de acogida", avisa el CICR.

El director de Actividades Operacionales del CICR, Dominik Stillhart, ha lamentado que "muchas" de estas personas no tengan otra alternativa que un agua "que no alcanza ningún estándar mínimo de salud pública".

En los últimos años, Mozambique ha debido afrontar los efectos combinados del conflicto armado y del cambio climático, recuerda la Cruz Roja, que pone como ejemplo el hospital de Ibo, en la isla homónima y único centro sanitario que atendía en el archipiélago de Quirimbas.

"Más de 800.000 personas, un tercio de toda la población de la provincia, han huido de sus hogares debido a la escalada del conflicto armado y encontraron refugio en zonas urbanas y en las islas", cuenta el CICR, que ha confirmado un aumento de las enfermedades transmitidas por el agua, como el cólera y la diarrea.

"El CICR ha observado una correlación entre la concentración de grupos de personas desplazadas, la ausencia de fuentes de agua protegidas y la propagación de enfermedades transmitidas por el agua", relata.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de casos de cólera en Cabo Delgado llegó hasta los 3.400 a principios de agosto de 2021, frente a los cerca de 2.200 el año pasado. En el primer semestre de 2021, se han registrado 28.602 casos de diarrea en la provincia, el 40 por ciento de los cuales corresponde a distritos donde el CICR ha centrado su trabajo.

"La diarrea se ha convertido en la segunda causa de muerte entre niños menores de cinco años de edad. El coronavirus representa un riesgo adicional, parcialmente asociado a la falta de higiene", alerta.

La falta de instalaciones sanitarias no ha hecho más que reducir la capacidad del sistema y sus profesionales para detectar nuevos brotes y dar una respuesta eficaz contra ellos, como muestra que el 80 por ciento de los centros de salud de los nueve distritos del norte de Cabo Delgado no están operando.

"La infraestructura sanitaria, frágil de por sí, se ha debilitado todavía más como consecuencia del conflicto armado; en ese contexto, la demanda de servicios sanitarios aumentó entre un 20 y un 30 por ciento en las zonas del sur de Cabo Delgado. Las instalaciones sanitarias, sobrecargadas, vienen afrontando la escasez de espacio, el hacinamiento y la falta de personal y material médico", explica.

Cabo Delgado es escenario desde octubre de 2017 de ataques obra de milicianos islamistas conocidos como Al Shabaab, sin relación con el grupo homónimo que opera en Somalia y que mantiene lazos con Al Qaeda. Desde mediados de 2019 han sido reivindicados en su mayoría por Estado Islámico en África Central (ISCA), que ha recrudecido sus acciones desde marzo de 2020.

Contador