Mozambique.- La creciente violencia en el norte de Mozambique eleva a 100.000 los desplazados internos

Publicado 07/02/2020 15:35:40CET
Mozambique.- La creciente violencia en el norte de Mozambique eleva a 100.000 lo
Mozambique.- La creciente violencia en el norte de Mozambique eleva a 100.000 lo - ACNUR/EDUARDO BURMEISTER

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

Al menos 100.000 personas se han visto forzadas a abandonar sus hogares en la provincia mozambiqueña de Cabo Delgado, en el norte del país, por la reciente escalada de violencia, según datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que ha denunciado ataques "brutales" por parte de varios grupos armados.

"En las últimas semanas se ha vivido el periodo de mayor inestabilidad desde que en octubre de 2017 comenzaran los incidentes", ha advertido el portavoz de la agencia internacional, Andrej Mahecic, quien ha cifrado en 28 los ataques ocurridos en la región desde principios de año.

La violencia, que ya se ha extendido por nueve de los 16 distritos, amenaza con ampliarse a zonas más al sur, lo que ha provocado ya el desplazamiento de personas hacia la capital regional, Pemba. "Uno de los últimos atentados se produjo a solo 100 kilómetros de esta ciudad", ha apuntado el portavoz de ACNUR.

Las informaciones de lo ocurrido llegan por boca de los desplazados, que "cuentan cómo han presenciado asesinatos, mutilaciones y torturas, han visto arder hogares, cosechas y comercios. Tenemos información sobre decapitaciones, secuestros y desapariciones de mujeres, niños y niñas", ha repasado Mahecic.

Los grupos armados han atacado pueblos "de forma aleatoria", en ocasiones después de alertar a la población local. Según el portavoz, este aviso genera "un estado de pánico general mientras todos se apresuran a huir de sus casas", lo que deriva en que las personas dejen todo atrás y salgan sin comida, documentación o demás pertenencias.

ATENCIÓN A LOS DESPLAZADOS

La ONU y el Gobierno de Mozambique han acordado colaborar para mejorar la asistencia a los desplazados, parte de los cuales se están viendo abocados a dormir al raso y en zonas sin apenas agua limpia y potable. "Muchas de las personas desplazadas se encuentran en condiciones muy precarias. El mes pasado, seis personas murieron por episodios de diarrea en la isla de Matemo", ha explicado Mahecic.

ACNUR ha pedido un apoyo "firme y urgente" para ampliar su respuesta, aunque por el momento ya ha desbloqueado 2 millones de dólares de su reserva para poder atender las primeras necesidades de la población damnificada por la última ola de violencia.

Contador