Publicado 11/11/2020 10:49CET

Mozambique.- Guterres llama a investigar las recientes masacres y decapitaciones en el norte de Mozambique

HANDOUT - 23 October 2020, US, New York: United Nations Secretary-General Antonio Guterres briefs reporters on the signing of a ceasefire agreement by the Libyan parties in Geneva today under the auspices of the United Nations. Photo: Mark Garten/United N
HANDOUT - 23 October 2020, US, New York: United Nations Secretary-General Antonio Guterres briefs reporters on the signing of a ceasefire agreement by the Libyan parties in Geneva today under the auspices of the United Nations. Photo: Mark Garten/United N - Mark Garten/United Nations/dpa

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se ha mostrado conmocionado por las recientes masacres y decapitaciones presuntamente obra de milicianos islamistas en Cabo Delgado, en el norte de Mozambique, y ha pedido a las autoridades que se investigue de forma inmediata estos hechos.

Guterres está "conmocionado por las recientes informaciones de masacres por grupos armados no estatales en varias localidades de la provincia de Cabo Delgado, incluida la supuesta decapitación y secuestro de mujeres y niños", ha señalado su portavoz, Stephane Dujarric, en un comunicado, y ha condenado con firmeza "esta brutalidad gratuita".

"El secretario general insta a las autoridades del país a que realicen una investigación de estos incidentes y que hagan que sus responsables rindan cuentas", además de pedir a las partes en el conflicto que "cumplan con sus obligaciones en virtud del Derecho Internacional y del Derecho de los Derechos Humanos", ha añadido el portavoz.

Asimismo, Guterres ha reiterado el compromiso de la ONU de seguir apoyando a los mozambiqueños y su Gobierno en "abordar con urgencia las necesidades humanitarias inmediatas" así como los esfuerzos para "mantener los Derechos Humanos, promover el desarrollo e impedir la propagación del extremismo violento".

Medios locales han informado en la última semana de numerosos ataques así como de la decapitación de decenas de personas a manos de milicianos islamistas en Cabo Delgado, principalmente en la zona de Muidumbe y Macomia. El jefe de la Policía mozambiqueña, Bernardino Rafael, confirmó el lunes al menos 50 civiles decapitados.

El repunte de la violencia en las últimas semana ha provocado una oleada de desplazamiento hacia la capital provincial, Pemba, ciudad a la que han llegado cerca de 13.000 personas, entre ellas alrededor de 5.900 niños, durante las últimas tres semanas, según los últimos datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

La provincia de Cabo Delgado es escenario desde octubre de 2017 de ataques por parte de un grupo islamista al que popularmente se conoce como Al Shabaab pero que no estaría vinculado con el grupo del mismo nombre que opera en Somalia y está ligado a Al Qaeda.

En 2019, Estado Islámico anunció la creación de una nueva filial, Estado Islámico en África Central (ISCA), la cual ha venido reivindicando ataques en Cabo Delgado desde mediados de ese año. Sus acciones se intensificaron desde marzo y el grupo terrorista controla desde mediados de agosto la ciudad portuaria de Mocimboa da Praia.

De acuerdo con el recuento del proyecto ACLED, que hace seguimiento de la violencia y los conflictos en el mundo, desde que comenzaron los ataques en 2017 casi 2.300 civiles han muerto en Cabo Delgado.

Contador