Publicado 12/11/2020 18:38CET

Mozambique.- Mozambique niega que yihadistas hayan decapitado a 50 personas en ataques en Cabo Delgado

El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi
El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi - ISRAEL ZEFANIAS / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

Amnistía pide a la ONU crear un mecanismo internacional "para abordar los crímenes" en la zona

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Mozambique han negado este jueves que supuestos miembros de Estado Islámico decapitaran a cerca de 50 personas en ataques ejecutados durante el fin de semana en la provincia de Cabo Delgado, situada en el norte del país y escenario de un repunte de la violencia en los últimos años.

El gobernador de la provincia, Valige Tauabo, ha rechazado la veracidad de las informaciones publicadas recientemente en medios nacionales e internacionales sobre estos sucesos y ha resaltado que la última matanza por parte de terroristas en esta zona del país tuvo lugar en abril.

Así, ha indicado que el último incidente de este tipo tuvo lugar el 6 de abril en la aldea de Xitaxi, donde fueron asesinadas más de 50 personas. "Esto es lo que queda en la memoria de la provincia como una de las masacres de mayor escala en las incursiones de estos terroristas", ha agregado.

Tauabo ha manifestado sin embargo que "las incursiones de los terroristas continúan", según ha informado el diario mozambiqueño 'O Pais'. "Esa es una realidad y el Gobierno está preocupado y del lado de la población", ha indicado el gobernador de Cabo Delgado.

Por contra, ha incidido en que estos yihadistas "no han ocupado ningún distrito". "Lo que ocurre es que, en realidad, la población está fuera (de ellos)", ha argumentado, tras la oleada de desplazados causada por el incremento de los ataques.

Las informaciones sobre la decapitación de 50 personas fueron facilitadas por el comandante general de la Policía mozambiqueña, Bernardino Rafael, que apuntó a ataques contra varias aldeas en los distritos de Muidumbe y Macomia, tal y como recogió la agencia alemana de noticias DPA.

"Quemaron casas y fueron detrás de la población que huyó hacia los bosques, tras lo que empezaron con acciones macabras", manifestó. Testigos citados por los medios locales han indicado que los milicianos llevaron a los residentes a un campo de fútbol en la localidad de Muatide y procedieron a su ejecución.

Estado Islámico en África Central (ISCA) ha incrementado sus ataques en la zona, incluido uno lanzado a finales de octubre contra la localidad de Muidumbe --que aseguraron llegar a controlar--, durante el que fueron decapitadas 30 personas, incluidos 15 niños.

"LA HISTORIA SE REPITE"

Por su parte, Muleya Mwananyanda, subdirectora de la organización no gubernamental Amnistía Internacional para África meridional, ha pedido a Naciones Unidas que "actúe con urgencia" para crear un mecanismo internacional "para abordar los crímenes" en la zona.

Así, ha lamentado que "la comunidad internacional ha ignorado desde hace demasiado tiempo los horrores que tienen lugar en Cabo Delgado". "Nuestros llamamientos para una rendición de cuentas por los atroces crímenes contra el Derecho Internacional y las violaciones de los Derechos Humanos, incluidas torturas, desmembramientos y ejecuciones extrajudiciales han sido ignorados por las autoridades mozambiqueñas", ha criticado.

"Mientras la gente en la región sigue viviendo con miedo ante ataques por parte de grupos opositores armados, además de las Fuerzas Armadas mozambiqueñas, que han cometido violaciones de los Derechos Humanos en nombre de la lucha contra los milicianos", ha indicado.

En este sentido, ha destacado que "el mundo no puede seguir mirando hacia otro lado ante el sufrimiento de los civiles en Cabo Delgado". "Tras el genocidio en Ruanda, la ONU tildó su propio fracaso a la hora de actuar de 'pecado por omisión'. Lo que estamos viendo en Mozambique es un signo de que la historia se repite", ha advertido.

Por ello, Mwananyanda ha hecho hincapié en que "los civiles están nuevamente pagando el precio de la inacción de la comunidad internacional".

La provincia de Cabo Delgado es escenario desde octubre de 2017 de ataques por parte de un grupo islamista al que popularmente se conoce como Al Shabaab pero que no estaría vinculado con el grupo del mismo nombre que opera en Somalia y está ligado a Al Qaeda.

Además, Estado Islámico anunció en 2019 la creación de ISCA, un grupo que ha reclamado una serie de ataques en la zona y que ha estado especialmente activo durante este año. Los ataques han dejado cientos de muertos y miles de desplazados.

Contador