MSF advierte de que devolver a los migrantes a Nuevo Laredo (México) "es ponerlos en manos del crimen organizado"

Publicado 03/07/2019 20:54:54CET
Puente internacional entre México y Estados Unidos en Nuevo Laredo
Puente internacional entre México y Estados Unidos en Nuevo LaredoMSF/JUAN CARLOS TOMASI - Archivo

   MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Médicos Sin Fronteras (MSF) ha criticado este miércoles la decisión de México y Estados Unidos de incluir a Nuevo Laredo, en Tamaulipas, en el listado de ciudades mexicanas donde los migrantes pueden permanecer a la espera de que se resuelvan sus procesos de asilo en la potencia norteamericana porque "es ponerlos en manos del crimen organizado".

   "Devolver a las personas que buscan asilo y obligarlos a permanecer en Nuevo Laredo es una política inhumana" porque allí "ser migrante es sinónimo de ser una mercancía", ha dicho María Hernández, del equipo de coordinación de MSF en México. "Es ponerlos en manos del crimen organizado", ha sentenciado.

   La ONG, que ofrece atención médica, psicológica y de trabajo social a migrantes en varios albergues de Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, ha denunciado que "se encuentran constantemente expuestos a robos, violaciones, extorsiones, secuestros e incluso homicidios".

   Según sus datos, un 45 por ciento de los pacientes atendidos entre enero y mayo en Nuevo Laredo "sufrieron un evento de violencia". Por ejemplo, el 12 por ciento de los migrantes atendidos en salud mental en 2019 habían sido secuestrados. "La mayoría de nuestros pacientes no sale a la calle porque el riesgo de secuestro es inminente", ha apuntado.

   Los testimonios recogidos por MSF revelan que las organizaciones criminales identifican a los migrantes en cuanto llegan a Nuevo Laredo, les capturan en las terminales de autobuses y les llevan a "casas de seguridad donde son retenidos para ser extorsionados, golpeados o violados". Algunos permanecen cautivos mucho tiempo para realizar trabajos forzados o ser reclutados por las propias mafias, ha apostillado Hernández.

   Médicos Sin Fronteras ha denunciado además que los recientes operativos llevados a cabo por las fuerzas de seguridad mexicanas en la frontera sur han condenado a los migrantes a la clandestinidad, dejándoles aún más expuestos a todos estos abusos.

   "México no puede considerarse un 'país seguro' para quienes huyen de la violencia, y Tamaulipas es buena muestra de ello", ha sostenido Hernández. El propio Gobierno estadounidense, ha recordado MSF, clasifica al estado mexicano en la categoría cuatro y recomienda a sus ciudadanos no viajar allí por el crimen organizado y el riesgo de secuestro.

   Con todo ello, la ONG ha hecho un llamamiento "a las autoridades de México y Estados Unidos para que la asistencia humanitaria y la protección estén puestas en el centro de las políticas migratorias", dado que "las decisiones que ambas administraciones están tomando para hacer frente a esta crisis tienen devastadoras consecuencias humanitarias".

   El pasado mes de octubre, miles de centroamericanos comenzaron a marchar en caravana hacia Estados Unidos atravesando México para escapar de la violencia y la pobreza en el llamado Triángulo Norte, formado por El Salvador, Guatemala y Honduras. Desde entonces, el flujo migratorio se ha reducido pero no ha parado.

   La Administración de Donald Trump amenazó al país vecino con un arancel si no frenaba la inmigración ilegal, lo que dio lugar a un acuerdo por el México ha desplegado a la Guardia Nacional en la frontera con Guatemala y ha accedido a acoger a los migrantes centroamericanos hasta que se resuelvan sus procesos de asilo en Estados Unidos.

Contador

Para leer más