Publicado 09/10/2020 16:52CET

Mueren cinco personas en varios ataques ejecutados en la región de Darfur, en Sudán

Sudán.- Mueren cinco personas en varios ataques ejecutados en la región de Darfu
Sudán.- Mueren cinco personas en varios ataques ejecutados en la región de Darfu - MOHAMED KHIDIR / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

Al menos cinco personas han muerto en una serie de ataques ejecutados durante los últimos días en la región sudanesa de Yebel Marra, situada en Darfur, apenas unos días del histórico acuerdo de paz entre el Gobierno y una coalición de grupos rebeldes del país africano.

Según las informaciones recogidas por la emisora Radio Dabanga, un policía murió el miércoles en un ataque contra una comisaría en Torbu, un incidente que se saldó además con la muerte de uno de los cuatro atacantes, que llegaron al lugar a camello y abrieron fuego contra los agentes.

Asimismo, dos civiles fueron asesinados mientras estaban en sus campos de cultivo en Nierteti, mientras que otros dos murieron tiroteados en los alrededores de Nyala, dos aldeas situadas también en Yebel Marra.

El gobernador de Darfur Central, Adib Abdelrahmán, ha lamentado estos sucesos y ha resaltado que se ha desplegado un refuerzo de las fuerzas de seguridad en la zona para hacer frente a la situación.

Asimismo, la Coordinadora de Nómadas en Darfur Central organizó recientemente una vigilia frente a la sede de las autoridades de Zalingei para protestar por el repunte de la violencia en la región y los repetidos ataques contra sus comunidades, que achacaron "al tribalismo, el racismo y la discriminación".

Por otra parte, el primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok, ha invitado a dos destacados grupos rebeldes que no firmaron el acuerdo de paz del sábado a unirse a las negociaciones para poder estabilizar la situación en el país africano.

El Frente Revolucionario de Sudán (SRF), firmante del histórico acuerdo de paz, acoge a la gran mayoría de los grupos armados, a excepción de la facción del Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán (SPLM-N) encabezada por Abdulaziz al Hilu --que opera en Kordofán Sur y Nilo Azul-- y el Movimiento de Liberación de Sudán, liderado por Abdeluahid el Nur (SLM-AW).

Hamdok ha reconocido que las conversaciones de paz con el RSF "pasaron por diversas dificultades" y ha hecho hincapié en que la mediación sursudanesa "hizo esfuerzos enormes" para lograr la firma del pacto, según ha informado la agencia estatal sudanesa de noticias, SUNA.

La facción liderada por El Hilu se retiró el agosto de las negociaciones en protesta por la presencia en la delegación gubernamental del vicepresidente del Consejo Soberano, el teniente general Mohamed Hamdan Dagalo, popularmente conocido como 'Hemedti' y que encabeza las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), un cuerpo militar acusado de haber cometido numerosos abusos y atrocidades en Darfur.

Sin embargo, el jefe de la delegación mediadora sursudanesa, Tut Gatluak, desveló el miércoles que el Gobierno y el grupo retomarán sus negociaciones durante la tercera semana de octubre, si bien por el momento no hay fecha para el encuentro.

Por su parte, El Nur, fundador y líder de la principal facción del SLM --que cuenta con bastiones en Yebel Marra, en el centro de Darfur--, directamente se negó a participar en el proceso de conversaciones, recalcando que sólo lo hará una vez que haya estabilidad y seguridad en esta región.

El conflicto en Darfur, que estalló en 2003, ha dejado al menos 300.000 muertos y obligado a más de 2,5 millones de personas a huir de sus hogares, según la ONU. El expresidente Omar Hasán al Bashir, así como otros altos cargos durante su mandatos, son buscados por el Tribunal Penal Internacional (TPI) por supuestos crímenes de guerra y contra la Humanidad en el marco de este conflicto.

También ha habido rebeliones en los estados de Kordofán del Sur y de Nilo Azul, situadas en la frontera con Sudán del Sur, pero estas han atraído mucha menor atención internacional. En todas estas regiones ha imperado en buena medida un alto el fuego desde la caída de Al Bashir en abril de 2019 con la esperanza de poder llegar a un acuerdo de paz.

El Gobierno de transición, encabezado por Hamdok, ha hecho de la paz con los rebeldes que luchan contra Jartum una de sus principales prioridades, ya que supone una de las condiciones clave para que Estados Unidos saque al país de la lista de patrocinadores del terrorismo.

Contador