Publicado 22/02/2021 09:27CET

Mueren siete trabajadores de la comisión electoral por la explosión de una bomba durante las presidenciales en Níger

Archivo - El presidente de Níger, Mahamadou Issoufou
Archivo - El presidente de Níger, Mahamadou Issoufou - Ralf Hirschberger/dpa - Archivo

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Al menos siete trabajadores de la comisión electoral de Níger murieron el domingo a causa de la explosión de una bomba al paso de su vehículo, en el marco de la segunda vuelta de las presidenciales en el país africano, de las que saldrá el sucesor de Mahamadou Issoufou.

El suceso tuvo lugar en la comuna de Dargol, situada en la región de Tillabéri (oeste), una de las más sacudidas por las operaciones de grupos yihadistas, entre ellos las filiales de Al Qaeda y Estado islámico, si bien por el momento no hay reclamación de la autoría del ataque, que dejó además tres heridos.

El propio Issoufou recurrió a un mensaje en la red social Twitter para mostrar su "pesar y tristeza" por el "ataque terrorista". "En estas circunstancias dolorosas, traslado mis condolencias a las familias de las víctimas y deseo una rápida recuperación a los heridos", dijo.

El incidente fue uno de los sucesos violentos registrados durante la segunda vuelta, en la que Mohamed Bazoum, 'delfín' del presidente, y el exmandatario Mahamane Ousmane, presidente de 1993 a 1996, buscarán completar el que sería el primer traspaso pacífico de poder en el país desde su independencia de Francia en 1960.

Así, personas armadas han saqueado varios colegios electorales en los departamentos de Bankilaré y Filingué, lo que llevó a una suspensión de la votación en varios centros por motivos de seguridad, según las informaciones recogidas por el portal de noticias ActuNiger.

El portavoz de la Coalición para la Observación Ciudadana de las Elecciones en Níger (COCEN), Dambaji Son Allah, ha resaltado que se han producido otros incidentes de menor relevancia en otros puntos del país, incluida la capital, Niamey, si bien "la mayoría de ellos fueron resueltos con la intervención de los supervisores de la comisión electoral y la situación volvió a la normalidad, permitiendo el voto".

Issoufou destacó tras acudir a votar que se trataba de "un gran día" y reconoció que el país hace frente a "desafíos inmensos", entre ellos los de seguridad, demografía, clima, desarrollo económico y social, al margen de la pandemia de coronavirus.

"Estoy convencido de que para hacer frente a estos desafíos hacen falta instituciones democráticas fuertes y estables", destacó, al tiempo que defendió que "ha dedicado diez años de su vida (a ellos) a través de la organización de elecciones libres y transparentes".

"Creo que la segunda vuelta de las presidenciales será un escrutinio libre y transparente, lo que implica que la alternancia está en marcha. La alternancia pacífica que ha faltado en Níger desde hace décadas se va a hacer realidad", sostuvo, lo que describió como "un gran acontecimiento en la vida política del país".

Por su parte, Bazoum expresó su deseo de que "la suerte esté de su lado". "Tengo razones para creer que la suerte será de mi lado. Espero el futuro con mucha serenidad y calma", dijo el 'delfín' de Issoufou, quien fue el candidato más votado en la primera vuelta.

El nuevo presidente tendrá que lidiar con el aumento de ataques yihadistas, la pobreza generalizada y la inseguridad alimentaria. Níger, el quinto mayor exportador de uranio a nivel mundial, es también el país menos desarrollado del mundo entre los 189 clasificados por el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas.

El país se ha convertido en un eje en la lucha contra los yihadistas y otros grupos armados en la región del Sahel. Francia ha desplegado tropas, su mayor operación militar en el extranjero, mientras que Estados Unidos tiene una base de drones estimada en 110 millones de dólares en la ciudad de Agadez.