Publicado 17/07/2020 00:07CET

Una mujer que se unió a Estado Islámico recibe permiso para volver a Reino Unido y apelar la retirada de su ciudadanía

AMP.-R.Unido.- Una mujer que se unió a Estado Islámico recibe autorización para
AMP.-R.Unido.- Una mujer que se unió a Estado Islámico recibe autorización para - --/PA Wire/dpa

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal de Reino Unido ha fallado este jueves que Shamima Begum, una mujer británica que abandonó el país con 15 años para instalarse en lo que aquel entonces era el 'califato' de Estado Islámico, tiene derecho a volver al país para apelar la decisión de las autoridades de retirarle la ciudadanía.

Begum, que entonces tenía 15 años, partió en febrero de 2015 junto a dos compañeras de la Bethnal Green Academy, partieron del aeropuerto londinense de Gatwick con destino a Turquía, tras haber dicho a sus padres que se iban a pasar el día.

Una vez en este país, cruzaron la frontera hacia Siria y llegaron a Raqqa, la capital del califato. La mujer fue localizada en febrero de 2019 en un campamento de desplazados tras abandonar una de las últimas zonas que controlaban los yihadistas en el país árabe.

Tras ello, el entonces ministro de Interior, Sajid Javid, ordenó que su ciudadanía fuera revocada por motivos de seguridad, tras lo que Begum presentó una apelación afirmando que era ilegal y que la dejaba en una situación a apatridia y en riesgo de morir o sufrir tratamientos inhumanos o degradantes.

En este sentido, el tribunal ha indicado que la mujer, quien ahora tiene 20 años, tiene derecho a volver al país europeo para seguir los procedimientos, si bien ha recalcado que tendrá que estar sometida a controles, según ha informado el diario británico 'The Telegraph'.

"La única forma en la que puede tener una apelación justa y efectiva es si tiene permiso a volver a Reino Unido para el proceso de apelación", ha señalado el Tribunal de Apelaciones, que ha resaltado que "la justicia debe, ante los hechos de este caso, estar por encima de las preocupaciones de seguridad nacional".

De esta forma, ha recalcado que "si las pruebas y el interés público apuntan a un juicio por terrorismo, debe ser arrestada e imputada a su llegada a Reino Unido y mantenida bajo custodia a la espera de juicio".

Un portavoz del Ministerio de Interior ha indicado que el fallo es "muy decepcionante" y ha adelantado que se presentará apelación. "La prioridad principal del Gobierno sigue siendo mantener la seguridad nacional y la seguridad de la población", ha remachado.

Downing Street se ha mostrado igualmente "amargamente decepcionado" por el veredicto y un portavoz del primer ministro, Boris Johnson, ha hecho hincapié en que "la prioridad es mantener la seguridad nacional" y que "las decisiones para retirar la ciudadanía a una persona no se toman a la ligera".

Por contra, el abogado de Begum, Daniel Furner, ha destacado que el fallo "es un importante recordatorio de que la justicia y el Estado de Derecho siguen siendo un pilar del sistema legal británico". "La justicia no puede ser derrotada o aplazada de forma indefinida porque un caso sea difícil o porque la seguridad nacional esté en juego", ha zanjado.

Fionnuala Ní Aoláin, relatora especial de Naciones Unidas para la promoción y protección de los Derechos Humanos y libertades fundamentales durante la lucha contra el terrorismo, ha aplaudido el fallo y ha dicho que el tribunal "ha entendido la importancia esencial y absoluta del derecho a participar significativamente en los procedimientos sobre la retirada de ciudadanía a una persona".

Así, ha destacado que "la ciudadanía es un derecho que permite el derecho a tener otros derechos y sin el cual un ciudadano queda profundamente vulnerable ante un daño" y ha agregado de las "graves e irreparables consecuencias" de la revocación de la ciudadanía.

Ní Aoláin ha Begum como "una niña que quizá fue engañada a través de Internet y que no tenía capacidad significativa de participar en los procedimientos legales que le arrebataron la ciudadanía".

En este sentido, ha expresado su "profunda preocupación" por el hecho de que Begum y otras mujeres y niños se encuentren en campamentos de desplazados en Siria en condiciones "inhumanas y degradantes" y que "equivalen a tortura bajo el Derecho Internacional".

"El retorno y repatriación urgente de combatientes extranjeros y sus familias de estas zonas en conflicto es la única respuesta legal internacional a la crecientemente compleja y precaria situación de Derechos Humanos y seguridad a la que hacen frente estas mujeres, hombres y niños", ha zanjado.

El caso de Begum, cuyos tres hijos --nacidos tras su llegada a Siria-- han fallecido, que se ha convertido en paradigma del futuro que deben correr quienes se han alistado como combatientes en Siria y sus familiares.