Mujica hace un llamamiento a los líderes del mundo a trabajar por la paz

Actualizado 20/09/2014 19:58:59 CET
José Mujica
Foto: REUTERS

MONTEVIDEO, 20 Sep. (Notimérica/EP) -

   El presidente de Uruguay, José Mujica, ha hecho un llamamiento a los líderes de las principales potencias para que detengan la creciente ola de tensiones y amenazas a la paz, pidiendo que se dediquen a atender los problemas que afligen al mundo.

   El mensaje, divulgado por la presidencia uruguaya el pasado viernes por la noche a pocas horas del comienzo de la Asamblea General de Naciones Unidas e incluido en un artículo escrito para la revista 'International Policy Journal', hace hincapié en el deber de "los poderosos a actuar".

   "Es hora. Los poderosos del mundo pueden y deben actuar ya para detener el aumento de la tensión internacional, para garantizar la paz y una gobernanza global que el mundo necesita como nunca, para fortalecer los mecanismos de diálogo, cooperación y acción común, a todos los niveles".

   "Pueden hacer posible que el mundo se concentre en las tareas urgentes y esenciales que tiene por delante: proteger el ambiente y evitar que sigamos destruyéndolo en esta loca carrera al consumo; asegurar comida, salud y educación dignas para todos los habitantes del planeta; garantizar la autodeterminación de cada pueblo, y defender la libertad, la democracia y los derechos humanos dentro de cada país; construir un mundo de paz para nuestros contemporáneos y para las generaciones que les seguirán", añadió.

   El mandatario recordó el clima de tensión vivido durante la Guerra Fría, y "sabemos cuánto sufrió el mundo, y cuánto pagaron nuestros pueblos por esos enfrentamientos". Por el contrario, el presidente asegura que si antes eran dos grandes potencias las que se enfrentaban, "ahora tenemos, en el frente de batalla o detrás de bambalinas, a un grupo grande de nuevos aspirantes a ocupar los primeros lugares del poder global, todos con enorme poder político y económico y aspiraciones de seguir creciendo, casi todos con armamento nuclear a disposición".

   Por último, Mujica se atreva a pronosticar que "nos arriesgamos a una multiplicación e enfrentamientos sangrientos, de sanciones y de embargos, de limitación del comercio y de las políticas de desarrollo, de ulteriores retrasos en el cumplimiento de las metas básicas que garanticen una vida digna a todos los habitantes del planeta".

Para leer más