Publicado 28/05/2020 16:49CET

Netanyahu dice que los palestinos que viven en el valle del Jordán no recibirán la ciudadanía de Israel tras la anexión

O.Próximo.-Netanyahu dice que los palestinos que viven en el valle del Jordán no
O.Próximo.-Netanyahu dice que los palestinos que viven en el valle del Jordán no - Haim Zach/GPO/dpa - Archivo

Recalca que la declaración de anexión no incluirá la aceptación de un futuro Estado palestino

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha afirmado este jueves que los palestinos que viven en el valle del Jordán no recibirán la ciudadanía israelí una vez se concreten los planes de anexión de esta zona de Cisjordania, en el marco de los planes del Ejecutivo israelí en este sentido, criticados duramente desde la Autoridad Palestina.

"Seguirán como un enclave palestino. No hay necesidad de anexionar Jericó", ha indicado en una entrevista concedida al diario 'Israel Hayom', en la que ha subrayado que "no hay necesidad de imponer la soberanía sobre ellos, que seguirán siendo sujetos palestinos, si se quiere".

"Sin embargo, habrá control de seguridad sobre esto", ha manifestado 'Bibi', quien hasta ahora no había dado detalles sobre la situación de los más de 50.000 palestinos que viven en zonas de Cisjordania que Israel planea anexionar en los próximos meses, pese a las condenas internacionales.

Así, ha defendido el conocido como 'acuerdo del siglo', presentado por Estados Unidos y rechazado por los palestinos, y ha señalado que el mismo no requiere "renunciar a partes de Israel, retirarse a las fronteras de 1967, dividir Jerusalén ni permitir el retorno de los refugiados".

"No somos los que tenemos que entregar (territorios), son los palestinos", ha dicho, antes de agregar que las autoridades palestinas "tienen que reconocer que (Israel) dicta las normas de seguridad en todo el territorio", según ha recogido el diario israelí 'Haaretz'.

"Si están de acuerdo con esto, tendrán su propia entidad, que el presidente (estadounidense Donald) Trump define como un Estado", ha argüido, al tiempo que ha desvelado que un diplomático estadounidense le ha asegurado que "no será un Estado".

En una segunda entrevista concedida al diario 'Makor Rishon', Netanyahu ha incidido en que la declaración de anexión no incluirá la aceptación de un futuro Estado palestino. "Es un asunto al margen. No se supone que vaya a haber una decisión del Gabinete sobre este asunto", ha desvelado.

"Lo que dice este plan es que Israel y sus fuerzas de seguridad controlarán militarmente todo el territorio al oeste del río Jordán. Subrayo. Todo el territorio, sin excepciones", ha reiterado, al tiempo que ha insistido en que "supone un cambio de paradigma".

El primer ministro ha dicho que no cree que la anexión de zonas de Cisjordania vaya a provocar una dura respuesta por parte de la comunidad internacional y ha apuntado que no cree que Jordania vaya a romper el acuerdo de paz que firmaron ambos países en 1994.

Los planes de anexión llevaron la semana pasada al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, a romper los acuerdos con Estados Unidos e Israel, incluidos aquellos de seguridad.

Abbas destacó que "la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y el Estado de Palestina están absueltos, desde hoy, de todos los acuerdos y entendimientos con los gobiernos estadounidense e israelí y de todas las obligaciones basadas en estos acuerdos, incluyendo las de seguridad".

Asimismo, manifestó que "la autoridad de ocupación israelí, a partir de hoy, tiene que asumir todas las responsabilidades y obligaciones frente a la comunidad internacional como potencia ocupante sobre el territorio del Estado ocupado de Palestina".

CRÍTICAS AL TPI

En otro orden de cosas, Netanyahu ha criticado al Tribunal Penal Internacional (TPI) por sus pasos de cara a la posible apertura de una investigación por crímenes de guerra a petición de la Autoridad Palestina.

"Se trata de un organismo arcaico y anarquista formado hace décadas que busca inventar condenas por crímenes de guerra contra soldados israelíes y el Estado de Israel", ha sostenido.

Asimismo, ha indicado que Israel ha tomado medidas contra Abbas por presentar la demanda ante el tribunal, si bien no ha dado detalles al respecto, según ha recogido el diario 'The Times of Israel'.

El TPI ha pedido a la Autoridad Palestina que aclare si su decisión de romper los acuerdos con Israel y Estados Unidos afecta a los Acuerdos de Oslo, lo que tendría ramificaciones sobre su jurisdicción para juzgar crímenes de guerra en los territorios palestinos.

La pregunta del TPI sobre el estatus de los Acuerdos de Oslo deriva de la postura israelí, que contempla que los mismos establecen que la Autoridad Palestina no es un Estado y que, por lo tanto, no está bajo jurisdicción del tribunal internacional.

La fiscal jefe del TPI, Fatou Bensouda, reiteró el 30 de abril su posición de que el tribunal tiene jurisdicción para investigar presuntos crímenes de guerra en los Territorios Ocupados Palestinos tras "considerar cuidadosamente las observaciones de los participantes".

De esta forma, depende ahora de la Sala de Antejuicio I pronunciarse sobre la admisibilidad de las demandas, sin que por el momento haya fijada una fecha para que presente su posición sobre el asunto.