Nicaragua.- Daniel Ortega asume la presidencia de Nicaragua ante 300.000 seguidores y 2.000 invitados internacionales

Actualizado 11/01/2007 3:42:02 CET

MANAGUA, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El líder sandinista Daniel Ortega es oficialmente presidente de Nicaragua tras casi dos décadas lejos del poder y con la promesa electoral de combatir la pobreza. Ortega recibió la banda presidencial de parte del presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, tras haber jurado obediencia a la Constitución, ante más de 300.000 seguidores y 2.000 invitados internacionales.

La ceremonia de investidura, que comenzó con un acto cultural de música y teatro, se efectuó en la Plaza de los No Alineados Omar Torrijos, a escasos metros del Legislativo y de un edificio que le servirá de Casa Presidencial con más de una hora de retraso.

"Sí, juro", fueron las palabras pronunciadas por Ortega tras la toma de posesión, y que marcan el inicio de su mandato de cinco años. Tras las palabras de Ortega retumbaron 21 cañonazos en la Plaza, seguido por el tronar de aplausos, según informa el periódico nicaragüense 'El Nuevo Diario'.

Durante el acto Ortega anunció sus primeras medidas al nombrar su gabinete y a los jefes del Ejército y de la policía, que según dijo "vienen de la revolución del 19 de julio de 1979". Además, firmó un decreto que supone la creación de una "Medalla por la Unidad Latinoamericana", que impondrá a los presidentes e invitados especiales al acto.

Mientras tanto, miles de sandinistas que portaban banderas rojinegras se congregaron en la Plaza Juan Pablo II donde esperaban oír el mensaje del nuevo mandatario y celebrar el acontecimiento con una gran fiesta popular.

Entre los asistentes al acto estuvieron líderes izquiedistas latinoamericanos como los presidentes Hugo Chávez, de Venezuela; Evo Morales, de Bolivia; el mandatario electo de Ecuador, Rafael Correa, y el vicepresidente cubano, José Ramón Machado Ventura.

También asistieron el presidente de México, Felipe Calderón; el mandatario de Taiwán, Chen Shui Bian; el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón; el secretario norteamericano de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Thomas Shannon; el presidente de Colombia, Álvaro Uribe; el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza y varios líderes centroamericanos, entre otros.

Durante toda la semana la capital ha estado militarizada, en espera de la llegada de las delegaciones internacionales. En la Plaza, la seguridad era extrema. Casi 7.000 militares y policías se desplegaron por la zona para garantizar la seguridad de los invitados.

Además de los miles de seguidores concentrados en la Plaza, en otros puntos de la capital nicaragüense, miles de personas seguían esta ceremonia en espera de que su Presidente llegara a dirigirle su "discurso al pueblo". Managua se convirtió en una ciudad tomada por los simpatizantes de Ortega. Ellos se trasladaron de todas partes del país para escuchar a su líder.