Actualizado 03/12/2006 21:36 CET

Nicaragua.- Daniel Ortega intentará mantener el equilibrio en política exterior

MANAGUA, 3 Dic. (EP/AP) -

El ministro saliente de Asuntos Exteriores de Nicaragua, Norman Caldera, aseguró hoy en una entrevista que la política exterior del presidente electo Daniel Ortega estará marcada por la voluntad de mantener el equilibrio en sus relaciones con todos los países, sin distanciamiento.

El líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) "deberá mantener un balance y acercamiento con todos los países, sin distanciamiento, y no dar la impresión de que se está yendo hacia un lado o hacia otro", expresó Caldera en una entrevista publicada hoy en 'El Nuevo Diario'.

El ministro manifestó su confianza "en lo que ha dicho el presidente electo, que mantendrá relaciones de respeto con todos los países".

Tras el triunfo electoral del 5 de noviembre, Ortega ha manifestado su disposición de estrechar relaciones con todas las naciones, incluyendo Venezuela y Estados Unidos, y se ha comprometido a respetar el tratado de libre comercio entre ese país, Centroamérica y República Dominicana.

Caldera también opinó sobre la reciente entrevista que de Ortega con el secretario adjunto de Estado para América Latina, Thomas Shannon. Caldera opinó que "eso significa que Estados Unidos está interesado en mantener buenas relaciones con el nuevo Gobierno de Nicaragua".

"Shannon visitó a un presidente que fue electo bajo las reglas de la democracia, y creo que las relaciones de Estados Unidos y Nicaragua serán de lo más normales", señaló.

Aconsejó que antes de entablar la anunciada relación con China, el Gobierno entrante tenga en cuenta la relación con Taiwán, ya que ambos países son miembros de la Organización Mundial de Comercio y las relaciones comerciales se pueden realizar a través del ese organismo.

Respecto a la futuras relaciones con Venezuela, el ministro dijo que "siempre han sido buenas con el presidente (Hugo) Chávez", y recordó que a mediados de 2002, cuando se dio el intento de golpe de Estado, Nicaragua estuvo entre los países que no aprobaron ese golpe.