Publicado 30/06/2021 10:58CET

Nicaragua.- El Gobierno de Nicaragua insiste en sus críticas a España por "injerencia"

Una mujer pasa ante un mural de Daniel Ortega en Managua
Una mujer pasa ante un mural de Daniel Ortega en Managua - GETTY IMAGES

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Nicaragua, Denis Moncada, ha insistido en sus críticas a España por su supuesta "injerencia" en los asuntos internos del país centroamericana, y ha cuestionado el papel de la Embajada española, a la que acusa de ayudar a personas que actúan contra los intereses nicaragüenses.

La jefa de la diplomacia española, Arancha González Laya, salió el viernes en defensa de la embajadora en Nicaragua, María del Mar Fernández-Palacios, después de que el presidente Daniel Ortega le acusara de intromisión. Moncada, por su parte, acusó en una dura carta a Laya de mostrar una "ignorancia atrevida" y una "ferocidad impropia para la diplomacia".

El ministro de Exteriores nicaragüense ha abogado en una entrevista con la cadena RT por la "no injerencia" de otros países y por relaciones internacionales "en un plano de igualdad soberana" y ha vuelto a señalar a España, incluyéndola dentro del grupo de países cuyas embajadas supuestamente tienen una actividad "muy proclive" a personas que quieren hacer "una campaña propagandística negativa".

"Hay una actividad de mucha injerencia y de irrespeto a las autoridades de Nicaragua", ha declarado Moncada, que ha instado a las misiones diplomáticas a trabajar para "fortalecer" relaciones sin "inmiscuirse en asuntos internos". "Muchos diplomáticos, incluyendo el de España, actúan como si fueran ciudadanos nicaragüenses", ha agregado.

El ministro ha defendido que la política interna es competencia "exclusiva" de los nicaragüenses y ha negado que exista persecución alguna contra la oposición, sino simplemente "procesos de investigaciones normales" contra personas que pueden haber cometido algún delito.

"Tenemos una situación de paz, de estabilidad y de tranquilidad", ha argumentado, en contraposición a las "agresiones sistemáticas" que le atribuye al "poder imperial" de Estados Unidos y a "aliados" como la Unión Europea, cómplices de esa "política de agresión". En este sentido, ha señalado que las críticas se basan en "confusión" y "falsedades" y ha cuestionado que se quiera "obstaculizar" el proceso electoral en marcha.