Publicado 19/09/2020 10:03CET

Los nicaragüenses reúnen firmas en señal de apoyo a la instauración de la cadena perpetua para crímenes de odio

Nicaragua.-Los nicaragüenses reúnen firmas en señal de apoyo a la imposición de
Nicaragua.-Los nicaragüenses reúnen firmas en señal de apoyo a la imposición de - GETTY IMAGES / MAX TRUJILLO - Archivo

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Cientos de ciudadanos nicaragüenses han firmado una carta dirigida a la Corte Suprema de Justicia y la Asamblea Nacional en señal de apoyo a la solicitud del Gobierno de instaurar la cadena perpetua para crímenes de odio.

"Los abajo firmantes, preocupados y consternados ante el incremento de crímenes atroces, crueles, de odio, aberrantes, inhumanos, humillantes y denigrantes (...) les solicitamos de manera urgente que procedan a elaborar y aprobar leyes que castiguen de manera efectiva estos crímenes", recoge la misiva, publicada por el portal de noticias oficialista El 19 Digital.

Así, el texto refleja el impacto, conmoción, rechazo, indignación y repugnancia entre la sociedad nicaragüense que provocan este tipo de delitos y que "constituyen graves violaciones a los Derechos Humanos de las víctimas y familiares" de aquellos que son objetivo de los mismos.

El documento pide sancionar a los culpables de estos delitos con una pena a cadena perpetua por considerar que las penas actuales para estos delitos no son proporcionales al daño que causan.

La recogida de firmas se produce varios días después de que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, instara a la Corte Suprema a redactar una propuesta legal que castigue con la cadena perpetua los crímenes de odio o aquellos especialmente "denigrantes".

En un mensaje a la nación leído por su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, Ortega plateó que "se aborden integralmente, de manera preventiva y penal, estos crímenes atroces, castigando severamente a los autores".

El mandatario quiere que los jueces propongan una reforma que sería remitida a la Asamblea Nacional y que tendría por objetivo "penalizar con prisión a cadena perpetua a quienes cometan estos delitos tipificados como crímenes de odio, crueles, aberrantes, humillantes y denigrantes que no corresponden a la cultura nicaragüense", sin especificar cuáles.

Murillo, por su parte, ha puesto como ejemplo de "crimen de odio" el reciente asesinato de dos hermanas de diez y doce años, así como los delitos que contravengan la "convivencia familiar".