Publicado 19/01/2020 1:46:55 +01:00CET

Níger.- ACNUR alerta de la necesidad de protección para civiles y refugiados que huyen de Níger

Estima que cerca de 7.000 civiles se han marchado del país en busca de seguridad

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha alertado este sábado sobre la necesidad de protección para miles de civiles y refugiados que se han visto obligados a huir de Níger tras la última ola de violencia.

La agencia de la ONU está intentado prestar ayuda a miles de civiles que han huido tras el último ataque mortal que tuvo lugar en la localidad nigerina de Chinagodar, que se suma al aumento de la inseguridad en la región de Tillaberi, al suroeste del país, según han informado en un comunicado.

La escala de tensión en Chinagodar, cerca de la frontera con Malí, ha conllevado que cerca de 7.000 civiles, incluidos alrededor de 1.000 refugiados, se hayan visto obligados a huir de sus hogares en busca de seguridad, según ACNUR.

En este sentido, ha asegurado que está recibiendo información sobre los ultimátum que dan grupos armados a los ciudadanos para que abandonen esa zona, sino, podrían ser atacados, secuestrados o asesinados.

Los desplazados por la violencia huyen con poco más que ropa y dejan atrás sus hogares y sus pertenencias. ACNUR ha recordado que necesitan urgentemente comida y agua, además de refugio, atención sanitaria, protección y seguridad.

INSEGURIDAD EN REGIONES FRONTERIZAS

La agencia de la ONU ha sostenido que en Níger cerca de 5.000 personas buscan protección en ciudades cercanas como Bani Bangou o Ouallam, unas zonas que acogen normalmente a 7.326 refugiados de Malí.

Cerca de 1.000 refugiados, entre los que se encuentran varios niños, han huido a la región de Ménaka, en Malí, donde las comunidades locales han mostrado su solidaridad y han suministrado comida a las personas más vulnerables, han asegurado.

Además, han sostenido que cientos de malienses han huido también del área fronteriza con Níger debido a la confrontación entre las fuerzas de seguridad y diferentes grupos armados. Concretamente, la región están acogiendo actualmente a 1.024 refugiados que se han marchado de Níger debido a la última ola de violencia que se desarrolló en 2018.

En este punto, desde ACNUR han indicado que la inseguridad en ciertas áreas obstaculiza su habilidad para conseguir llegar a la población afectada. "Sin acceso humanitario, no podemos brindarles la asistencia que tan desesperadamente necesitan: protección, refugio, comida y acceso a servicios básicos como la sanidad o la educación", han destacado y han añadido que esto les deje "solos" para intentar buscar soluciones a este problema.

SITUACIÓN EN EL SAHEL

Por otro lado, ACNUR ha recordado que la protección en los países del Sahel de las personas que se han visto obligadas a huir tiene que ser el núcleo de la respuesta que se le está dando a esta crisis de desplazamientos.

Al final del año pasado, ha recordado que los gobiernos de la región adoptaron la declaración de Bamako en la que reafirmaron sus compromisos para proteger a las poblaciones que estaban siendo desplazados en un contexto de lucha contra el terrorismo.

Además, recomendaban una mejor coordinación para que se pudiera prestar una mejor asistencia para conseguir soluciones que duraran en el tiempo así como para proteger el asilo para las personas que huyen de los conflictos.