Publicado 02/06/2020 17:31CET

Níger.- Desplazadas cerca de 1.100 personas a causa de un ataque contra un campamento de refugiados malienses en Níger

Níger.- Desplazadas cerca de 1.100 personas a causa de un ataque contra un campa
Níger.- Desplazadas cerca de 1.100 personas a causa de un ataque contra un campa - Angelos Tzortzinis/dpa - Archivo

MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 1.100 personas han huido de la localidad de Intikane desde el domingo a causa de un ataque armado ejecutado contra un campamento de refugiados malienses en la localidad, suceso que se saldó con el asesinato de tres personas, según ha afirmado este martes el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El portavoz de ACNUR, Andrej Mahecic, ha resaltado que los desplazados son refugiados, desplazados internos y miembros de la comunidad de acogida que han escapado del "brutal ataque" de "elementos armados irregulares" contra el lugar.

El organismo afirmó el lunes que el ataque fue ejecutado por alrededor de 50 personas armadas y no identificadas, antes de agregar que los atacantes destruyeron torres de comunicaciones e instalaciones de bombeo de agua antes de abandonar la zona, en la que viven cerca de 20.000 refugiados malienses y 15.000 desplazados internos nigerinos.

Así, Mahecic ha resaltado que cerca de 1.100 personas han llegado en las últimas horas a los alrededores de la aldea de Telemces, situada a unos 27 kilómetros de distancia de Intikane. "Necesitan urgentemente agua, comida y otra ayuda", ha alertado.

"Los brutales asesinatos del domingo sorprendieron a refugiados, comunidades locales y trabajadores humanitarios. Se teme que haya más ataques. El deterioro de la seguridad en la región está provocando que la gente vaya a buscar zonas seguras hacia el interior de Níger", ha explicado.

Por ello, ACNUR ha vuelto a condenar lo sucedido y ha pedido a todas las partes "que respeten las vidas de los civiles, lleven a los responsables ante la Justicia y hagan que estos crímenes atroces no se repitan en el futuro".

"Estamos trabajando con los socios y las comunidades locales para dar ayuda inmediata, especialmente agua y otros suministros de emergencia, ya que la gente podría morir de sed en el calor del desierto. El agua es también necesaria para ayudar a lucha contra el coronavirus", ha argüido Mahecic.

ACNUR ha aplaudido que "Níger sigue mostrando su compromiso a la hora de proteger a las personas que huyen de la violencia", al tiempo que ha pedido a las partes en el Sahel que "protejan a civiles, desplazados y las comunidades que les acojan".

"Los civiles están asumiendo la carga del incremento de los ataques en Burkina Faso, Malí y Níger. Durante los últimos dos meses, los campos de refugiados en Burkina Faso han sido también objetivo de ataques e incursiones, forzando a muchos a huir", ha criticado Mahecic.

Durante los últimos meses ha habido un repunte de los ataques yihadistas en la zona, situada en la frontera con Burkina Faso y Malí, lo que ha provocado nuevas oleadas de desplazados. La zona ha sido además escenario de operaciones antiterroristas, algunas de ellas respaldadas por Francia.