Publicado 07/01/2021 15:43CET

Níger.- Desplazadas más de 10.000 personas a causa de los ataques en el oeste de Níger que dejaron más de cien muertos

Un grupo de personas en la capital de Níger, Niamey,
Un grupo de personas en la capital de Níger, Niamey, - PASCAL PARROT/GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 10.000 personas se han visto desplazadas a la fuerza a causa de los ataques ejecutados el 2 de enero contra varias localidades en el oeste de Níger, que se saldaron con la matanza de más de un centenar de civiles, según ha desvelado Naciones Unidas.

"Nuestros colegas humanitarios sobre el terreno confirman que la valoración de las agencias de la ONU llegó ayer a la localidad de Ouallam para valorar la situación sobre la situación que huyó de los ataques", ha dicho el portavoz de la Secretaría General de la ONU, Stéphane Dujarric.

Así, ha resaltado que "cerca de 10.600 personas se han visto desplazadas, la mayoría de las cuales ha hallado refugio en la aldea de Mangaize con familias de acogida que ya están en situación vulnerable", antes de agregar que "más de 500 niños desplazados han quedado alejados de la escuela".

Dujarric ha hecho hincapié en que "las necesidades urgentes incluyen alimento, protección, alojamiento, elementos no alimentarios, sanidad, agua, higiene y educación", motivo que ha provocado que las agencias de la ONU estén analizando la situación para dar una respuesta a los desplazados.

En este sentido, ha manifestado que "la ONU, junto a los socios humanitarios, apoyará la respuesta gubernamental y ayudará en el proceso de registro de los desplazados y la entrega de ayuda de emergencias". "Ya se han establecido clínicas móviles para reforzar la situación sanitaria", ha zanjado.

Los ataques fueron ejecutados contra las aldeas de Chombangú y Zaroumdareye, cerca de la frontera con Malí. El alcalde de la localidad de Tondikiwindi de la que dependen administrativamente las dos aldeas, explicó el domingo que son 70 muertos los en Chombangú y 30 en Zarumdareye, según la emisora Radio France Internationale.

El alcalde de Tondikiwindi ha detallado que los ataques y la matanza de civiles llegaron como represalia después de otro intento de asalto previo que fue rechazado por jóvenes organizados como fuerzas de autodefensa, que mataron a dos de los asaltantes.

Esta región es conocida como la de las tres fronteras por la cercanía de las demarcaciones de Níger, Burkina Faso y Malí y es objetivo habitual de los grupos yihadistas. En los últimos meses ha habido repunte de estos ataques, principalmente obra de Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS), Boko Haram y su escisión, Estado Islámico en África Occidental (ISWA).

Boko Haram e ISWA han centrado sus ataques en la cuenca del lago Chad, mientras que ISGS y el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM), filial de la organización terrorista Al Qaeda en Malí, lo han hecho en la frontera que conforman Níger, Malí y Burkina Faso.