Nigeria.- El aumento de los ataques en el noroeste de Nigeria empuja hacia Níger a 40.000 refugiados

Publicado 27/09/2019 14:17:52CET

MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

Más de 40.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en el noroeste de Nigeria como resultado del aumento de los ataques contra civiles en los últimos diez meses y han cruzado hacia el vecino Níger, según ha informado este viernes el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

"La gente está buscando seguridad de los ataques indiscriminados por parte de grupos armados organizados contra hombres, mujeres y niños", ha denunciado el portavoz de la agencia de la ONU, Babar Baloch, que ha denunciado que ha habido informaciones recientes de "secuestros, torturas, extorsión, asesinato, violencia sexual y destrucción de viviendas y propiedades".

El portavoz ha alertado de que la creciente violencia en los estados de Sokoto, Zamfara y Katsina ha generado una "nueva emergencia humanitaria en las regiones fronterizas de Níger", donde siguen llegando refugiados nigerianos a los departamentos de Guidan Roumji, Guidan Sori y Tibiri.

Según Baloch, solo el 11 de septiembre más de 2.500 cruzaron la frontera después de que civiles fueran atacados por grupos armados del lado nigeriano. "Ante el continuado deterioro de la situación en Sokoto, esperamos que lleguen más refugiados a Níger", ha añadido.

ACNUR está trabajando con las autoridades locales y sus socios humanitarios para ayudar a los refugiados, muchos de los cuales "llegan traumatizados y con pocas pertenencias", ha explicado el portavoz.

Quienes huyen han contado que los asaltantes "están bien equipados y organizados y que algunos refugiados han sido perseguidos más allá de la frontera con Níger", ha precisado Baloch, que ha denunciado que "algunos jefes locales en Níger habrían sido atacados y asesinados por los grupos armados".

"Una refugiada de 14 años contó al personal de ACNUR que los atacantes mataron a más de 50 personas en su localidad, incluidos su padre y dos hermanas, de 3 y 4 años, muertos a tiros, y su hermano de 5 años, asesinado con un machete", ha relatado Baloch.

Además, los asaltantes se llevan a algunas personas como rehenes y liberan a otras para "advertir al resto de la comunidad de las consecuencias si no pagan rescates y si no huyen de sus casas", ha añadido.

Ante esta situación, ACNUR está incrementando la asistencia en la zona y enviado más ayuda, además de trabajar con las autoridades locales para reasentar a los refugiados, ya que la mayoría se encuentran en localidades próximas a la frontera y proclives a incursiones.

"Hacen falta fondos con urgencia para apoyar a los refugiados y las comunidades de acogida", ha subrayado el portavoz, que ha cifrado en 35,5 millones de dólares la cifra necesaria para ofrecer asistencia hasta final de año. Según ha dicho, por ahora solo cuentan con el 6 por ciento de esa cantidad.