Publicado 04/03/2021 12:17CET

Nigeria declara el toque de queda en Jangebe por los incidentes tras el regreso de las casi 300 niñas secuestradas

Archivo - El presidente de Nigeria, Muhamadu Buhari
Archivo - El presidente de Nigeria, Muhamadu Buhari - PRESIDENCIA DE NIGERIA - Archivo

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Nigeria han decretado un toque de queda en la localidad de Jangebe a raíz de las protestas e incidentes violentos registrados el miércoles tras el regreso a la ciudad de las cerca de 300 niñas secuestradas una semana antes en una escuela, liberadas el martes.

Las protestas, que se saldaron con un número indeterminado de heridos, estallaron después de que las autoridades llevaran a las niñas a su escuela para reunirlas con sus familiares, que estaban esperando en el centro.

Así, algunos de los presentes expresaron su malestar con el suceso ante la delegación oficial y algunos de ellos intentaron a agredir a los funcionarios, lo que provocó que las fuerzas de seguridad intervinieran para sacarlos del lugar.

El comisionado para Información del estado de Zamfara, Sulaiman Tunau Anka, ha resaltado que la decisión ha sido adoptada para evitar nuevos incidentes, al tiempo que ha anunciado la prohibición de las actividades en el mercado de Jangebe.

"Hay pruebas firmes de actividades en el mercado de la ciudad que ayudan y respaldan las actividades de bandidos en la localidad y las comunidades vecinas", ha sostenido, según ha recogido el diario nigeriano 'Vanguard'.

Así, ha hecho hincapié en que "el gobierno del estado está decidido a garantizar a toda costa la seguridad de la vida y las propiedades de los ciudadanos", antes de agregar que la Policía será responsable de aplicar la orden.

El secuestro en Zamfara tuvo lugar una semana después de que 42 personas --27 alumnos y 15 miembros del personal y sus familiares-- fueran raptadas en un ataque contra una escuela en el estado nigeriano de Níger (oeste) y tres meses después del secuestro de cientos de alumnos de una escuela en el estado de Katsina (norte). Las víctimas en ambos asaltos fueron posteriormente liberadas.

Estos sucesos han traído a la memoria el rapto en abril de 2014 a 276 niñas de un colegio de Chibok, en el estado de Borno, de las que 112 todavía permanecen en paradero desconocido y 164 fueron liberadas. El secuestro provocó una ola de condenas, no solo a nivel nacional, sino también a nivel internacional y generó un movimiento, #BringBackOurGirls, que se mantiene a día de hoy y que apoya a las familias de las víctimas.