Publicado 16/10/2020 11:09CET

Nigeria.- HRW acusa a la Policía nigeriana de matar a cuatro personas durante las protestas contra los abusos policiales

Nigeria.- HRW acusa a la Policía nigeriana de matar a cuatro personas durante la
Nigeria.- HRW acusa a la Policía nigeriana de matar a cuatro personas durante la - DAVID OBA / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas de seguridad nigerianas han matado al menos a cuatro personas y herido a "muchas más" durante su respuesta a las protestas que comenzaron el pasado 8 de octubre contra los abusos cometidos por una unidad especial antirrobo de la Policía del país africano, según ha concluido la organización Human Rights Watch (HRW) en un informe publicado este viernes.

"En respuesta a las protestas para abolir la abusiva unidad de Policía conocida como el Escuadrón Especial Antirrobo (SARS, por sus siglas en inglés), la Policía ha disparado gases lacrimógenos y usado cañones de agua y munición real, matando al menos a cuatro personas e hiriendo a muchas otras", ha hecho saber la ONG, que además ha acusado a "matones armados" de agredir a golpes a los participantes en las marchas.

Aunque el escuadrón fue oficialmente disuelto el pasado domingo, sus integrantes serán transferidos a otras unidades del país, sin que hasta el momento se tenga constancia de la apertura de una investigación por los crímenes de extorsión y asesinato que denuncia la población, comenzando por el que desató las protestas: la muerte a tiros, grabada en vídeo, de un joven en el estado de Delta el pasado 3 de octubre.

HRW recuerda que, desde su creación en 1992, la unidad ha sido acusad de "un amplio espectro de abusos contra los Derechos Humanos", entre ellos ejecuciones extrajudiciales, torturas, detenciones ilegales y extorsión, especialmente contra jóvenes nigerianos.

Sobre la violencia policial en las protestas, la organización ha conseguido identificar a dos de las cuatro personas presuntamente asesinadas por los agentes durante las operaciones de dispersión: un joven llamado Jimoh Isiaka durante una protesta el 10 de octubre en el estado de Oyo, y un hombre de 55 años de edad identificado como Ikechukwu Ilohamauzo durante una marcha celebrada el 12 de octubre en Lagos.

Los otros dos fallecidos que señala HRW son un hombre y un adolescente que murieron a tiros el 11 de octubre durante otra concentración precisamente para denunciar la muerte de Isiaka, según una investigación del diario local 'Premium Times' que incluía un vídeo en el que se puede ver cómo los agentes cargan ambos cuerpos en una furgoneta policial.

La Policía nigeriana ha negado toda responsabilidad y asegurado que solo empleó gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes, según la versión oficial recogida por HRW. En el caso concreto de Ilohamauzo, la Policía achaca su muerte a disparos realizados por los propios manifestantes, a los que acusa a su vez de matar un agente durante la protesta durante la que falleció este hombre.

Sin embargo, y a este respecto, HRW cuenta con un vídeo en el que se ve que el agente parece morir precisamente por los disparos de sus propios compañeros, y asegura que, a día de hoy, no se tiene constancia de que los manifestantes abrieran fuego contra la Policía.

"Las personas que ejercen su derecho a protestar están siendo objeto de brutalidades precisamente por los mismos que deberían protegerlas", ha denunciado la investigadora de HRW Anietie Ewang. "Lo que está ocurriendo no hace sino subrayar la importancia de las demandas de los manifestantes y pone de relieve la cultura de la impunidad que domina el sistema policial, necesitado de una reforma urgente", ha añadido.

Por todo ello, HRW señala que las autoridades nigerianas "ya no pueden ignorar que hace falta imponer un sistema para que los responsables de la violencia policial rindan cuentas". "Hay que ir más allá de las palabras y enviar la señal de que los abusos han dejado de ser el pan de cada día, hay que investigar los ataques contra los manifestantes y tomar medidas inmediatas para llevar a los agentes implicados ante la justicia", ha concluido Ewang.

Contador