Publicado 13/08/2021 16:10CET

Nigeria.- Más de 1.000 combatientes y familias de Boko Haram se han entregado al Gobierno nigeriano en una semana

Archivo - Niñas secuestradas por Boko Haram en Chibok tras ser liberadas
Archivo - Niñas secuestradas por Boko Haram en Chibok tras ser liberadas - TWITTER DEL VICEPRESIDENTE DE NIGERIA, YEMI OSINBA

MADRID, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

Más de un millar de combatientes y familias de la organización terrorista Boko Haram se han entregado en la últimas semana a las autoridades nigerianas en lo que podría tratarse de un punto de inflexión en la lucha contra el grupo, ahora mismo atrapado entre las operaciones militares tanto nigerianas como internacionales, y el avance de otras organizaciones yihadistas como Estado Islámico en África Occidental (ISWA).

Según fuentes del Gobierno al 'New York Times', más de 1.000 personas --330 hombres y más de 700 mujeres y niños-- se han entregado alrededor de las ciudades de Bama, Konduga y Mafa, al borde del bosque de Sambisa (estado de Borno, noroeste de Nigeria). Algunos de ellos han efectuado "ceremonias de rendición" con pancartas en inglés con el lema "Nigerianos, perdonadnos".

Además, en estos últimos siete días se ha dado a conocer la liberación de dos de las llamadas 'niñas de Chibok', el grupo de 270 estudiantes secuestradas en 2014 en esta localidad por Boko Haram, identificadas como Ruth Ngladar Pogu, cuya liberación se dio a conocer por vez primera el pasado domingo, y Hassan Adamu.

El analista del International Crisis Group (ICG) Vincent Foucher ha indicado que esta ola de rendiciones confirma que Estado Islámico está expandiendo su territorio y expulsando a Boko Haram de varias zonas del país. "Más territorio implica más oportunidades de atacar. Ya estamos viendo ejemplos de eso ", ha indicado.

Hay que recordar que el líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, murió tras quitarse la vida durante un ataque de ISWA ocurrido el pasado 19 de mayo en este mismo estado, en el marco de un conflicto entre abmas organizaciones. ISWA se separó de la facción Boko Haram de Shekau en 2016 por desacuerdos con el líder extremista por su uso excesivo de la fuerza, especialmente contra musulmanes en áreas bajo su influencia.