Publicado 08/08/2021 19:49CET

Nigeria.- Al menos un muerto durante el secuestro de un ciudadano suizo y su conductor en el suroeste de Nigeria

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Al menos una persona ha muerto el sábado durante el secuestro de un ciudadano suizo y su conductor de nacionalidad nigeriana en una zona rural en el estado de Ogun, en el suroeste de Nigeria, ha informado este domingo la Policía.

El portavoz de la Policía de Ogun, Abimbola Oyeyemi, ha contado para DPA que estas dos personas hacían parte de un pequeño grupo que había estado visitando el sábado unas instalaciones ganaderas en la región. "Hombres armados no identificados les atacaron en un camino rural", ha contado.

Antes de que se llevara a cabo el secuestro se produjo un pequeño tiroteo entre este grupo de hombres armados no identificados y un destacamento policial. En el intercambio de disparos, una persona de nacionalidad nigeriana ha muerto, mientras que otra ha resultado herida de gravedad, informa el diario local 'Premium Times'.

Según las primeras informaciones sobre el ocurrido las víctimas fueron emboscadas en una carretera que une las localidades de Ibese e Itori. El fallecido formarían parte de la empresa Olabel Farms que gestiona la granja ganadera que visitaron el sábado. El ciudadano suizo ha sido identificado como Andred Beita.

"Mientras las víctimas venían de la finca, los secuestradores los emboscaron y la escolta policial allí se enfrentó a ellos en un tiroteo, dos de ellos fueron disparados mientras se abrían paso con el expatriado y otra persona", cuenta el portavoz Oyeyemi.

Los secuestros son una problemática muy común en Nigeria. En los últimos meses, sus responsables, desde de bandidos comunes hasta grupos terroristas islamistas como Boko Haram, han llevado a cabo este tipo de raptos en escuelas y centros educativos.

Los ataques en Nigeria, anteriormente centrados en la zona noreste del país --donde operan Boko Haram y su escisión, Estado Islámico en África Occidental (ISWA)-- se han extendido durante los últimos meses a otras zonas del norte y el noroeste, haciendo saltar las alarmas por la posible expansión de estas redes terroristas y criminales.