Publicado 16/11/2020 17:19CET

Nigeria.- Mueren dos civiles durante una operación de seguridad en una tetería en el norte de Nigeria

Protesta contra una unidad de la Policía de Nigeria acusada de abusos y asesinatos
Protesta contra una unidad de la Policía de Nigeria acusada de abusos y asesinatos - Kirsty O'connor/PA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 16 Nov. (EURTPA PRESS) -

Al menos dos civiles murieron el domingo durante una operación de seguridad en una tetería en la ciudad nigeriana de Kano (norte), en medio de las movilizaciones contra la violencia policial en el país africano.

Testigos citados por el diario nigeriano 'The Guardian' han indicado que los agentes entraron en el local para arrestar a varios sospechosos y abrieron fuego después de que algunas personas presentaran resistencia.

"El incidente tuvo lugar en torno a las 21.30 horas, cuando la Policía realizó una redada en una zona donde los jóvenes se sientan a tomar té. De pronto empezamos a escuchar disparos sin motivo. No sabíamos lo que querían", ha indicado uno de los testigos.

Así, ha agregado que uno de ellos murió en el acto tras recibir un disparo, mientras que un segundo civil "fue apuñalado en el pecho por uno de los policías" y murió posteriormente en el hospital.

Abdullahi Haruna, un portavoz policial de Nigeria, ha confirmado el arresto de varias agentes tras los incidentes y ha resaltado que las autoridades han abierto una investigación. "Es cierto que algunos oficiales y civiles vinculados con la unidad Anti Daba (...) fueron a arrestar a sospechosos, pero la operación derivó en violencia", ha dicho.

El incidente desencadenó protestas en Kano, incluida la quema de neumáticos para levantar barricadas, en un momento en el que las fuerzas de seguridad están en el foco de las críticas por la muerte de civiles a causa de un excesivo uso de la fuerza y otros abusos durante sus operaciones.

Las movilizaciones arrancaron para protestar contra los abusos del controvertido Escuadrón Especial contra el Robo (SARS), ya disuelto, si bien han continuado debido a que los manifestantes exigen una reforma profunda en el seno de las fuerzas de seguridad para impedir que los mismos se repitan.

Los incidentes más graves tuvieron lugar en octubre en la ciudad de Lagos, la más poblada del país, donde más de una decena de personas murieron después de que el Ejército abriera fuego contra una protesta en el área de Lekki, un incidente muy criticado por diversas ONG y Naciones Unidas.

Los manifestantes acusaron al Ejército y las fuerzas de seguridad de apagar las cámaras en la zona, así como el alumbrado eléctrico, poco antes de que los soldados abrieran fuego contra los concentrados, en un aparente intento de ocultar pruebas de la represión.

En este sentido, el director de la empresa que gestiona las cámaras de seguridad en el área de Lekki, confirmó durante las pesquisas que las grabaciones de la represión no están completas, dado que las cámaras dejaron de grabar antes de que el Ejército abriera fuego contra los presentes.

Contador