El acuerdo entre México y EEUU incluye límites a la importación de vehículos desde México

Actualizado 29/08/2018 9:12:33 CET

WASHINGTON/CIUDAD DE MÉXICO, 29 Ago. (Reuters/EP) -

Un acuerdo comercial propuesto entre Estados Unidos y México permitiría al presidente estadounidense, Donald Trump, imponer aranceles de hasta un 25 por ciento a las importaciones de automóviles ligeros, SUVs y partes de vehículos fabricadas en México por encima de ciertos volúmenes, según han informado este martes fuentes y ejecutivos del sector.

Ambos países anunciaron este lunes un acuerdo bilateral en el marco de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), presionando a Canadá para que acepte nuevas normas comerciales de vehículos y una solución de controversias para seguir siendo parte del pacto trilateral vigente desde 1994.

Sin embargo, un acuerdo no notificado anteriormente entre los dos vecinos permitiría a Estados Unidos imponer aranceles por "seguridad nacional" a las importaciones de más de 2,4 millones de vehículos fabricados en México y a las de partes de vehículos mexicanas que superen los 90.000 millones de dólares (alrededor de 77.067 millones de euros) anuales.

El Gobierno de Trump tiene pensado anunciar en las próximas semanas los resultados de una investigación sobre si los vehículos y las importaciones parciales representan un riesgo para la seguridad nacional.

El estudio podría usarse para justificar aranceles del 25 por ciento en Estados Unidos sobre las importaciones de automóviles con el argumento de que proteger la industria automovilística estadounidense es vital para la seguridad nacional bajo una ley comercial que data de la Guerra Fría.

A los fabricantes de automóviles les preocupa que el acuerdo indique que Estados Unidos procederá a aplicar las tarifas y es probable que también utilicen los aranceles para obtener concesiones de la Unión Europea y Japón. Fuentes de la industria han dicho que los gravámenes podrían costar cientos de miles de puestos de trabajo y aumentar los precios de los vehículos.

Un acuerdo por separado establece un posible escenario en el cual Estados Unidos aumenta sus aranceles normales de "nación más favorecida" en automóviles, actualmente en 2,5 por ciento.

Sin embargo, el encargado del sector privado en la renegociación del TLCAN, Moisés Kalach, ha afirmado a Reuters que no ve probable que Estados Unidos imponga el arancel y que los actuales acuerdos comerciales para el sector están salvaguardados mientras tanto.

"Tenemos un plan alternativo si ponen la 232, pero también tenemos la posibilidad de que se excluya a México de la 232", ha señalado Kalach a Reuters.

LÍMITE A IMPORTACIÓN MEXICANA

México se reserva el derecho de impugnar el uso estadounidense de aranceles de "seguridad nacional" en la Organización Mundial del Comercio (OMC), según las personas informadas sobre las conversaciones.

Debajo del tope de las 2,4 millones de unidades, los vehículos que cumplan con los requisitos de contenido regional nuevos y más estrictos podrían entrar a Estados Unidos libres de impuestos.

Los vehículos dentro del límite que no cumplan con las nuevas y más estrictas normas de contenido pagarían una tarifa de 2,5 por ciento, según las fuentes, que han evitado identificarse porque los detalles del acuerdo no se han publicado oficialmente.

En 2017, casi 1,8 millones de automóviles y vehículos urbanos deportivos (SUVs, según sus sigla en inglés) fueron exportaron a Estados Unidos desde México.

Funcionarios estadounidenses señalaron que el acuerdo apunta a atraer más empleos de la industria automovilística a Estados Unidos y México. Los términos del acuerdo no son definitivos y podrían cambiar dependiendo del resultado de las negociaciones entre Estados Unidos y Canadá, entre otros factores.

Las exportaciones mexicanas de partes de vehículos libres de impuestos hacia Estados Unidos podrían tener un límite de 90.000 millones de dólares anuales en virtud del acuerdo, según Ann Wilson, vicepresidenta de asuntos gubernamentales de la Asociación de fabricantes de motores y equipos.

La cifra excede los niveles actuales, pero los envíos de piezas por encima de ese límite podrían estar sujetos al capítulo 232 de aranceles, según ha añadido Wilson.

El acuerdo establece además límites para que los fabricantes de automóviles usen acero y aluminio local, según las fuentes. Los componentes del vehículo estarían sujetos a límites regionales de contenido en diferentes niveles, dependiendo del tipo de pieza o sistema. Los motores y las transmisiones -los sistemas de mayor valor en un vehículo- tendrían una porción de contenido regional del 75 por ciento, dijeron las fuentes.

El mecanismo de aranceles en el acuerdo preliminar entre Estados Unidos y México probablemente cambiaría poco para los fabricantes de automóviles de Detroit, como General Motors, que construye grandes camionetas Chevrolet Silverado y GMC Sierra en un complejo en Silao, México.

Sin embargo, las firmas asiáticas y alemanas, y los fabricantes y proveedores que desean expandir la producción en México, podrían estar en desventaja y verse forzados a obtener más producción tanto de vehículos como de motores en Estados Unidos.

Se espera que el acuerdo comercial revisado surta efecto en 2020 y se implemente gradualmente durante cinco años, según han informado las personas familiarizadas con la propuesta.