Publicado 08/02/2021 16:50CET

Noruega.- Islamistas y de extrema derecha, las principales amenazas terroristas a las que se enfrenta Noruega

Bandera de Noruega
Bandera de Noruega - GETTY IMAGES / RAGNAR SINGSAAS - Archivo

ESTOCOLMO, 8 Feb. (DPA/EP) -

Las principales amenazas terroristas a las que se enfrenta Noruega son las islamistas o vinculadas a grupos de extrema derecha, según ha informado este lunes el Servicio de Seguridad de la Policía noruega (PST), que ha destacado el papel de los medios digitales en este contexto y ha advertido sobre la posibilidad de disturbios alimentados por la pandemia.

"Una variedad de redes extremistas digitales dentro de círculos islamistas y de extrema derecha caracterizarán la escena terrorista en 2021", ha informado el jefe del PST, Hans Sverre Sjovold.

En su evaluación anual, el PST ha detallado que la amenaza procedente de extremistas islamistas está relacionada con las tensiones derivadas de las diferentes visiones sobre la libertad de expresión y lo que los musulmanes consideran ataques al islam. Así, los lobos solitarios serían los perpetradores más probables, que se centrarían en espacios multitudinarios o localizaciones simbólicas.

Las medidas impuestas para frenar la propagación de la pandemia de COVID-19, que en Noruega ha dejado más de 64.000 personas contagiadas y cerca de 600 fallecidos, pueden avivar reacciones violentas. "En otros países, la pandemia ha propiciado grandes protestas", ha especificado Sjovold.

Tanto el PST como la Inteligencia noruega, que publican informes diferentes, también han aludido a las amenazas potenciales que suponen los servicios de Inteligencia de terceros países, sobre todo los de China y Rusia.

"La Defensa en Noruega, la política de seguridad y para el extranjero, el archipiélago antártico, el sector sanitario, energético y la alta tecnología son de gran interés para la Inteligencia extranjera", ha afirmado el jefe de la Inteligencia noruega, Nils Andreas Stensones.

En 2020, el PST responsabilizó a 'hackers' vinculados a la Inteligencia militar rusa de llevar a cabo un ciberataque contra cuentas de correo de miembros y empleados del Parlamento noruego. Rusia, por su parte, negó su implicación en el incidente.