Publicado 12/09/2021 14:11CET

Noruega.- Los noruegos votan este lunes en unas elecciones marcadas por el cambio climático

Archivo - 22 July 2021, Norway, Oslo: Norway's Prime Minister Erna Solberg delivers a speech during a memorial service at Oslo Spektrum marking the 10th anniversary of the 2011 terror attacks in Norway. Photo: Fredrik Hagen//dpa
Archivo - 22 July 2021, Norway, Oslo: Norway's Prime Minister Erna Solberg delivers a speech during a memorial service at Oslo Spektrum marking the 10th anniversary of the 2011 terror attacks in Norway. Photo: Fredrik Hagen//dpa - Fredrik Hagen//dpa - Archivo

El futuro de la industria energética entra en juego en los principales discursos políticos

MADRID, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los ciudadanos noruegos están llamados este lunes a votar en unas elecciones parlamentarias que han tenido como principal protagonista en campaña a la lucha contra el cambio climático, en particular por el futuro que debe tener la potente industria petrolera del país nórdico.

La divulgación de un informe auspiciado por la ONU y que reclamaba medidas más drásticas para contener las emisiones de gases contaminantes ha agitado un escenario político en el que, al menos de momento, los principales partidos parecen reacios a pasar página a los combustibles fósiles, conscientes del dinero y el empleo que hay detrás.

El Partido Conservador llega a esta cita en horas bajas y los sondeos vaticinan un retroceso de la formación de Erna Solberg, primera ministra desde 2013. Con menos diputados, se arriesga a perder el poder en favor del Partido Laborista de Jonas Gahr Store, para el que los sondeos auguran también un retroceso pero más opciones de cara a tejer futuras alianzas.

Entre los potenciales socios laboristas figura el Partido de Centro o el Partido de la Izquierda Socialista, si bien este último, al igual que el Partido Verde, plantearían en principio como requisito para subirse a bordo la suspensión en la concesión de nuevas licencias de explotación energética, según la agencia Bloomberg.

Store, que se ha mostrado a favor de una política "justa" en materia medioambiental e incluso ha reconocido que Noruega puede estar a las puertas de una nueva era, ha descartado poner demasiadas ataduras a una industria energética valorada en 40.000 millones de dólares.

Cabe también la posibilidad de que Solberg dé una nueva sorpresa, como ya ocurrió en las elecciones de 2017, aunque 'a priori' en esta ocasión parece menos probable que entonces. Ningún otro gobernante ha permanecido tanto tiempo en el poder en el país nórdico y la actual primera ministra, de 60 años, ha apelado precisamente a su veteranía política como garantía de estabilidad.

EL PAPEL DE LOS PARTIDOS MINORITARIOS

La balanza puede terminar de inclinarse en favor de uno u otro bloque en función de los resultados que alcancen los partidos minoritarios, que previsiblemente ganarán presencia en detrimento de los grandes.

El sistema electoral noruego deja abierta la posibilidad de giros de última hora, ya que de los 169 escaños que conforman el Storting (Parlamento), 150 se reparten en función de las distintas circunscripciones y 19 quedan en el aire para compensar a aquellas formaciones que superen el 4 por ciento de votos a nivel nacional pero no hayan obtenido una representatividad equiparable.

Contador