Publicado 17/10/2020 09:31CET

Nueva Zelanda.- El partido de la primera ministra Ardern arrasa en los comicios neozelandeses al principio del recuento

Prime Minister Jacinda Ardern meets locals at Southmall in Manurewa, South Auckl
Prime Minister Jacinda Ardern meets locals at Southmall in Manurewa, South Auckl - AAPIMAGE / DPA

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, está haciendo buenos los pronósticos sobre su aplastante victoria en los comicios del país al ostentar su partido Laborista una ventaja inicial de unos 25 puntos porcentuales a las pocas horas de comenzar el recuento oficial; resultado que, de confirmarse, podría otorgarle incluso una mayoría en solitario, algo nunca visto en la política nacional desde hace casi 25 años.

Con un 27 por ciento de los votos escrutados, los laboristas de Ardern amasan ya un 51 por ciento de las papeletas frente al 26 por ciento de la principal oposición, el Partido Nacional. Las estimaciones del diario 'New Zealand Herald' le conceden 66 escaños provisionales, suficiente para convertirse en la máxima fuerza absoluta del Parlamento.

El resto de los partido no alcanzan los dobles dígitos. Los Verdes se están moviendo en un 8 por ciento de apoyo mientras que el liberal ACT Nueva Zelanda de Tim Jago y David Seymour registra un 7,7 por ciento de las papeletas.

El sistema electoral de Nueva Zelanda dificulta los gobiernos en solitario, y no hay partido que haya obtenido una mayoría absoluta desde 1996, pero Ardern está en camino de conseguirlo; el más izquierdista, además, si termina de incorporar el programa de los Verdes, pero pendiente de las necesidades de los votantes de centro, preocupados por la espiral de deuda en la que se está sumergiendo el país.

Con todo, este resultado es consecuencia directa de la excelente gestión de Ardern frente a la amenaza del coronavirus, erradicado por ahora en la práctica totalidad del país, en detrimento de un Partido Nacional, liderado por Judith Collins, incapaz de estimular a la población con su promesa de bajar temporalmente los impuestos.

El gran derrotado provisional de estas primeras horas de recuento es el socio de coalición de Ardern, Nueva Zelanda Primero, que de momento saca un 2,3 por ciento del voto, lejos del 5 por ciento necesario para entrar en el Parlamento; un resultado que podría dar la estocada final a uno de los grandes nombres de la política neozelandesa, Winston Peters, un hombre que, en su apogeo, se erigió como elemento clave para configurar gobiernos.

Contador