Publicado 03/06/2020 10:25CET

OMC.-González Laya participa hoy en un debate sobre la OMC, tras publicarse su nombre como posible candidata a dirigirla

OMC.-González Laya participa hoy en un debate sobre la OMC, tras publicarse su n
OMC.-González Laya participa hoy en un debate sobre la OMC, tras publicarse su n - Pool

El brasileño Roberto Azevedo dejará su puesto el 31 de agosto, un año antes de que termine su mandato

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, participa este miércoles en un debate virtual sobre la Organización Mundial del Comercio (OMC), después de que se haya publicado su nombre como posible candidata a liderar este organismo internacional.

El evento, "La OMC en el mundo post Covid-19", ha sido organizado por el Instituto Peterson para la Economía Internacional (PIIE, en sus siglas en inglés) y en él, González Laya debatirá con uno de sus investigadores, Gary Clyde Hufbauer.

El anuncio del debate presenta a la ministra española destacando su trayectoria en comercio internacional, ya que antes de desembarcar en Madrid fue directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional (ITC) y previamente jefa de gabinete del que fuera director de la OMC entre 2005 y 2013, Pascal Lamy.

El nombre de González Laya como potencial aspirante a dirigir la OMC lo publicó la revista alemana 'Wirtshaftswoche' hace dos semanas. En múltiples entrevistas desde entonces, ella se ha limitado a decir que acaba de llegar a la cartera de Exteriores y que esa es la labor que ocupa todas sus energías. Eso sí, también ha dejado claro que tener cargos en organizaciones internacionales es beneficioso para España.

CANDIDATURAS, HASTA EL 8 DE JULIO

El hecho es que el actual director de la OMC, el brasileño Roberto Azevedo, dejará su cargo el próximo 31 de agosto, un año antes de que expire su mandato, y los aspirantes a sucederle deben presentar sus candidaturas entre el 8 de junio y el 8 de julio próximo.

Las candidaturas no se presentan a título individual, sino que deben hacerlo los gobiernos de sus respectivos países. Entre los interesados están la exministra keniana Amina Mohamed y el excomisario europeo de Comercio Peter Mandelson, según publicó el 'Financial Times', añadiendo no obstante que sería difícil que la UE apoyase a un británico en este momento.

Otros nombres que han circulado en prensa internacional son el del actual comisario europeo de Comercio, el irlandés Phil Hogan; su antecesorsa Cecilia Malström (sueca), la ministra holandesa Sigrid Kaag, el suizo-egipcio Hamid Mamdouh (ex alto cargo de la OMC), el nigeriano Yonov Frederick Agah, que es uno de los cuatro vicedirectores de la OMC y el beninés Eloi Laourou, embajador de su país ante los organismos de la ONU en Ginebra.

Los Gobiernos africanos defienden que el próximo director de la organización debe proceder del continente, mientras Europa defiende que es momento de un candidato occidental. El nombre de González Laya no lleva mucho tiempo en las 'quinielas' para los conocedores de la OMC que, además, hasta ahora nunca ha tenido una mujer al frente.

No obstante, el procedimiento de elección es complejo y ni siquiera está claro que el nuevo director vaya a estar nombrado para el 1 de septiembre. Si no es así, el puesto lo asumirá temporalmente uno de los cuatro directores.

UN PROCESO COMPLEJO

Aunque es posible un procedimiento 'exprés', lo habitual es que el proceso de elección de un director dure entre seis y nueve meses: tras la presentación de las candidaturas, los aspirantes presentan sus respectivos proyectos y comienza un proceso en el que una 'troika', formada por el presidente del Consejo General de la organización y otros dos altos cargos, van recogiendo preferencias de los Gobiernos en sucesivas rondas, hasta que hay consenso sobre un candidato.

Las normas de la organización prevén que se puede votar en caso de desacuerdo, pero nunca se ha hecho y las delegaciones en la OMC valoran su tradición de decidir por consenso.

El proceso es muy complejo y genera muchas fricciones políticas, hasta el punto de que la razón que ha dado Azevedo para marcharse un año antes es despejar este asunto y que después la organización pueda consagrar toda su energía a la Conferencia Ministerial prevista para 2021.

Todo ello en un momento de profunda crisis para la organización, ya que Estados Unidos se opone desde el 11 de diciembre a la renovación del órgano de apelación en los litigios comerciales.