Publicado 28/09/2021 09:32CET

La ONU aplaude los contactos entre Armenia y Azerbaiyán y pide "un diálogo más amplio" para un acuerdo de paz

El secretario general de la ONU, António Guterres
El secretario general de la ONU, António Guterres - Violaine Martin/UN/dpa

MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha expresado su satisfacción por el reinicio de los "contactos directos" a nivel ministerial entre Armenia y Azerbaiyán y ha expresado su deseo de que estos esfuerzos continúen como parte de "un diálogo más amplio" para resolver la crisis bilateral.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha aplaudido el comunicado publicado la semana pasada por el Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) sobre el citado encuentro bajo sus auspicios y ha apostado por mantener los contactos para "un acuerdo pacífico duradero".

Asimismo, ha reiterado su "apoyo total" a los esfuerzos del Grupo de Minsk y la OSCE para lograr este objetivo y ha pedido a todas las partes implicadas que "centren su atención en hacer avanzar la paz y la cooperación a todos los niveles, en beneficio de la gente de la región".

"Naciones Unidas está preparada para apoyar estos esfuerzos a través de su trabajo sobre el terreno a nivel humanitario, de recuperación, desarrollo y construcción de paz", ha destacado el portavoz de Guterres, Stéphane Dujarric, a través de un comunicado.

Durante la jornada del lunes, el Gobierno de Azerbaiyán se mostró "dispuesto" a normalizar las relaciones diplomáticas con Armenia si se "cumplen estrictamente" los principios del Derecho Internacional, en un mensaje coincidiendo con el aniversario de la guerra en 2020 en Nagorno Karabaj.

Armenia y Azerbaiyán protagonizaron un enfrentamiento hace un año por hacerse con el control de Nagorno Karabaj, un territorio con población mayoritariamente armenia que es foco de conflicto desde que decidiera separarse en 1988 de la región de Azerbaiyán integrada en la Unión Soviética.

Las hostilidades entre ambas naciones se prolongaron durante seis semanas y dejaron miles de muertos. Finalmente cesaron cuando los dos países alcanzaron un acuerdo sobre el alto el fuego con la mediación de Moscú, por el que se permitía que las fuerzas de paz rusas se establecieran en Nagorno Karabaj por un periodo de cinco años.

Contador