Publicado 23/02/2021 14:44CET

La ONU apunta a un aumento de las víctimas civiles en Afganistán desde el inicio de las conversaciones de paz

Archivo - Atentado con coche bomba en Jost
Archivo - Atentado con coche bomba en Jost - ZAMAN / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha apuntado este martes a un aumento de las víctimas civiles en Afganistán desde el inicio de las conversaciones de paz entre el Gobierno y los talibán, con un aumento del 45 por ciento en el último trimestre del año en comparación con este mismo periodo en 2019.

La cifra de víctimas civiles de 2020 es sin embargo más baja que la del año anterior, debido principalmente a un descenso de los muertos y heridos a raíz de la firma del acuerdo de paz entre Estados Unidos y los insurgentes en febrero de ese año.

La jefa de la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (UNAMA), Deborah Lyons, ha señalado que "2020 podría haber sido el año de la paz en Afganistán". "Sin embargo, miles de civiles afganos murieron a causa del conflicto", ha agregado.

Así, ha reclamado a las partes en conflicto que "adopten pasos inmediatos y concretos para proteger a los civiles" y que "no pierdan un sólo día" a la hora de ponerlos en marcha "para evitar más sufrimiento". "La mejor forma de proteger a los civiles es un alto el fuego humanitario", ha argumentado.

"Las partes que se niegan a considerar un alto el fuego deben reconocer las consecuencias devastadoras de esta postura en las vidas de los civiles afganos", ha resaltado, en aparente referencia a los talibán, que han rechazado un cese de hostilidades a pesar de las conversaciones.

De esta forma, la UNAMA ha resaltado que, por séptimo año consecutivo, ha documentado más de 3.000 civiles muertos durante el año, lo que sitúa al país como uno de los lugares más mortíferos del mundo para la población civil, al tiempo que ha apuntado a un impacto "desproporcionado" del conflicto sobre los niños.

En este sentido, ha detallado que el 30 por ciento de las víctimas civiles son niños --con 760 muertos en 2020--, mientras que el trece por ciento son mujeres, antes de agregar que en 2020 han muerto más mujeres en el marco de la guerra que en cualquier otro año desde que lleva a cabo este recuento.

Pese a ello, ha dicho que la cifra total de víctimas civiles en 2020 ha sido de 8.820 --3.035 muertos y 5.785 heridos--, lo que supone la primera vez que queda por debajo del umbral de los 10.000 desde 2013 y un descenso del 15 por ciento respecto a 2019.

Por contra, ha alertado del impacto sobre los civiles del aumento de la violencia pese a las conversaciones de paz y ha apuntado que en octubre se registró la mayor cifra de víctimas en todo el año, mientras que en noviembre se registró la mayor cifra respecto a cualquier otro mes de noviembre desde 2009.

"Junto al aumento generalizado de la violencia, la población hizo frente a finales de año a una serie de asesinatos selectivos, incluidos civiles de los medios de comunicación, la sociedad civil, el aparato de justicia y la Administración gubernamental, así como familiares de combatientes", ha manifestado la UNAMA.

DISTRIBUCIÓN DE RESPONSABILIDADES

Por otra parte, ha destacado que los "elementos antigubernamentales" estuvieron detrás del 62 por ciento de las víctimas civiles, con un total de 1.885 muertos y 3.574 heridos, siendo los talibán responsables de la mayoría de estas víctimas, con un 45 por ciento del total. Estado Islámico fue responsable de otro ocho por ciento.

Asimismo, la misión de la ONU ha achacado a las fuerzas progubernamentales una cuarta parte del total de víctimas, con 841 muertos y 1.390 heridos, cifra que supone un descenso del 24 por ciento respecto a 2019. Las fuerzas de seguridad causaron el 22 por ciento del total.

La UNAMA ha vinculado la reducción del número de víctimas civiles en 2020 a una reducción de los atentados suicidas, especialmente en zonas urbanas, y a un "descenso drástico" de las víctimas atribuidas a las tropas internacionales.

Así, ha señalado que las fuerzas internacionales estuvieron detrás de 120 víctimas civiles, la cifra más baja desde 2009, con un descenso del 85 por ciento respecto a 2019, cuando hubo 786 víctimas civiles a causa de sus operaciones.

"El creciente número de mujeres, hombres, niños y niñas afectadas por el conflicto ha de ser recordado", ha destacado la jefa de Derechos Humanos de la UNAMA, Fiona Frazer. "Han perdido a seres queridos, han sufrido heridas, han tenido que abandonar sus casas y han tenido que hacer frente a dificultades económicas y sociales", ha agregado.

"En demasiadas ocasiones, se sienten abandonados. Piden que su dolor sea reconocido, que sus voces sean escuchadas y un fin del conflicto", ha manifestado, antes de reseñar que "2020 fue el año en el que los afganos se atrevieron a desear la paz y se encontraron frente a más violencia".

RESPUESTA DE LOS TALIBÁN

En respuesta, el portavoz de los talibán, Zabihulá Muyahid, ha rechazado el informe y ha argüido en un comunicado publicado en la página web del grupo que el documento "intenta encubrir de forma táctica a los verdaderos responsables de las víctimas civiles en el país".

"Rechazamos un informe lleno de errores recopilado a través de información falsa", ha dicho. "Pese a que este informe fue compartido con un departamento del Emirato Islámico antes de su publicación, las preocupaciones, información precisa y detalles exactos que compartimos no fueron tenidos en cuenta", ha criticado.

Así, ha resaltado que "el informe de la UNAMA ha sido recopilado y publicado a partir de información de los servicios de Inteligencia de la Administración de Kabul" y ha agregado que "los distritos, aldeas y zonas rurales que soportan el peso de los bombardeos diarios, los ataques de artillería, las redadas, la brutalidad y otros horrores de la Administración de Kabul y sus apoyos extranjeros han sido ignorados completamente o mostrados de forma negligente".

Muyahid ha resaltado que los talibán tienen "una comisión designada especialmente para prevenir víctimas civiles" y "castigar a los responsables" de estos incidentes. "Es una responsabilidad que se ha llevado a cabo de forma bastante admirable", ha defendido.

Por último, ha condenado "los ataques indiscriminados, bombardeos, redadas, fuego de artillería y otras brutalidades del enemigo" y ha pedido a la UNAMA que "investigue meticulosamente estas víctimas y muestre a los verdaderos culpables de las víctimas civiles".

REINICIO DE LAS CONVERSACIONES

El informe de la UNAMA ha sido publicado un día después de que las delegaciones del Gobierno y los talibán celebraran una nueva reunión en la capital de Qatar, Doha, tras cerca de un mes de aplazamientos por las diferencias existentes.

El portavoz de la oficina política de los talibán en Doha, Mohamad Naim, señaló a través de su cuenta en la red social Twitter que se celebró una reunión "en una atmósfera cordial". "La reunión enfatizó la necesidad de continuar las negociaciones", añadió.

Las conversaciones, que se reiniciaron en enero tras tres semanas de receso, se estancaron de forma abrupta y llevaron a un cruce de acusaciones entre el Ejecutivo y los insurgentes por la falta de avances, mientras que Estados Unidos alertó de que estaba "revisando" el acuerdo de paz por los supuestos incumplimientos por parte de los talibán.

El propio Muyahid rechazó el lunes en una entrevista concedida a la agencia DPA un posible aplazamiento de la retirada de las tropas estadounidenses, prevista para mayo, e incidió en que el grupo "nunca estará de acuerdo con una extensión".

"La OTAN, Estados Unidos y todas las partes han llegado a la conclusión de que si quieren superar la crisis actual, la única solución buena es la aplicación del acuerdo firmado", dijo, antes de advertir de que "si el camino diplomático es cerrado, no hay otro camino que no sea la guerra".

Las autoridades han confirmado este mismo martes la muerte de nueve milicianos progubernamentales en un ataque perpetrado a última hora del lunes por supuestos talibán en la capital de la provincia de Logar (este), Pul-i-Alam, según la cadena de televisión afgana Tolo TV.

Contador